ABC

Un acusado de abusar de su sobrina dice que tenía «relación normal» con la menor

Le piden 14 años de cárcel y 25.000 euros de indemnización por un delito continuado de agresión sexual, y tres años por el delito de abuso sexual, además de una indemnización de 1.200 euros

Actualizado:

El acusado de abusar de una sobrina de su exmujer, a la que presuntamente obligó a mantener relaciones relaciones sexuales en varias ocasiones cuando ella tenía entre 13 y 15 años, para quien la Fiscalía pide 17 años de prisión, ha negado hoy los hechos y ha dicho que tenía una «relación normal» con la menor.

«Un relación normal, no de tanta confianza y tanta cosa», ha insistido el hombre durante el juicio que se ha celebrado esta mañana en la Audiencia de Cantabria, y que continuará el próximo lunes, 9 de julio.

El acusado ha defendido que «nunca jamás» tuvo relaciones sexuales con la joven, y ha subrayado que tampoco la amenazó con hacer daño a su hermano o a alguno de sus amigos para presionarla.

La misma Sala absolvió el pasado febrero a otro tío de la menor acusado de abusar sexualmente de forma continuada de ella desde que tenía 10 años hasta los 16, al considerar que no habían acreditados los hechos denunciados, por los que el Ministerio Público pedía once años y un día de cárcel.

Al denunciar ante el juzgado de instrucción los hechos que han sido enjuiciados hoy, la chica declaró los abusos que, según dijo, había cometido el tío que fue absuelto, porque «se había confundido de persona».

Abusos reiterados

Según el escrito de acusación del Ministerio Fiscal, entre 2014 y 2016 el procesado acudía con regularidad, en periodos vacacionales, al domicilio de su cuñada, que vivía con sus dos hijos menores.

La Fiscalía relata que en múltiples ocasiones obligó a la menor a tener relaciones sexuales completas contra su voluntad, «aprovechándose de la escasa edad de la menor, así como de su relación de casi parentesco».

Señala también que, una única vez, se valió de que una amiga de la joven estaba durmiendo en la casa para acercarse a la habitación donde estaban viendo la televisión y hacerles tocamientos a ambas, hecho que considera constitutivo de un delito de abuso sexual.

Sobre ese episodio, el acusado ha afirmado que las dos estaban tumbadas en la cama con su otro sobrino y que, al ir a ver qué hacían porque les había oído reír, perdió el equilibrio y «sin querer» se apoyó «entre la rodilla y el muslo» de la invitada, a la que le pidió disculpas «inmediatamente».

«Caballero, con todo el respeto, una cama de 90 centímetros y tres personas, ¿dónde puedo caber yo?», ha respondido a la pregunta del letrado de la acusación particular sobre si se había tumbado entre las dos chicas.

Sin embargo, la amiga de su sobrina, que ha prestado declaración hoy, al igual que su madre, ha relatado que el hombre se tumbó y le puso la mano en la pierna, para «al rato» empezar a moverla de arriba a abajo y subirla después «más y más», hasta colocarla «muy cerca» de sus genitales.

Asimismo, ha apuntado que, como se apartaba y «al rato él volvía a poner la mano», se lo dijo al oído a su amiga, quien, a su juicio, no se sorprendió, aunque sí le pidió al acusado que parase.

En ese momento, las niñas corrieron a encerrarse en el baño, al que llevaron unas almohadas y una manta, porque no sabían «cuánto tiempo» iban a pasar ahí.

Indecisión

Mientras que, según ha explicado la amiga de la sobrina, el hombre llamaba a la puerta y les pedía que saliesen. Esta niña ha detallado que le preguntó a la otra si su tío «le había hecho algo» con anterioridad, a lo que ésta contestó que no, se puso a llorar e insistió en que no dijesen nada a sus madres.

Por su parte, la denunciante ha defendido que mantuvo relaciones sexuales con su tío, pese a que «en ningún momento» quiso «nada con él». «Me acuerdo de que pasó, no se si muchas veces o pocas, pero pasó», ha reiterado.

Además, ha expuesto con más detalle algunos hechos concretos y ha alegado que no le dijo nada a su madre por «miedo» a que le echase la culpa y no la apoyase.

La menor contó por primera vez estos presuntos abusos a su médico, aunque estaba «indecisa» sobre si hacerlo o no porque se sentía «estigmatizada».

La madre ha afirmado que su hermana y exmujer del acusado «al principio estaba muy ofendida», pero ha añadido que después le contó que su exmarido le había «reconocido» los hechos, aunque acusando a la niña de acosarle.

Posibles penas

El Ministerio Público pide para este hombre 14 años de cárcel y 25.000 euros de indemnización por un delito continuado de agresión sexual, y tres años por el delito de abuso sexual, además de una indemnización de 1.200 euros.

Solicita también que se le imponga la medida de libertad vigilada durante los diez años siguientes a su salida de prisión. EFE

«Un relación normal, no de tanta confianza y tanta cosa», ha insistido el hombre durante el juicio que se ha celebrado esta mañana en la Audiencia de Cantabria, y que continuará el próximo lunes, 9 de julio.

El acusado ha defendido que «nunca jamás» tuvo relaciones sexuales con la joven, y ha subrayado que tampoco la amenazo con hacer daño a su hermano o a alguno de sus amigos para presionarla.

La misma Sala absolvió el pasado febrero a otro tío de la menor acusado de abusar sexualmente de forma continuada de ella desde que tenía 10 años hasta los 16, al considerar que no habían acreditados los hechos denunciados, por los que el Ministerio Público pedía once años y un día de cárcel.

Al denunciar ante el juzgado de instrucción los hechos que han sido enjuiciados hoy, la chica declaró los abusos que, según dijo, había cometido el tío que fue absuelto, porque «se había confundido de persona».