El planeta ha entrado en una fase de transformación
El planeta ha entrado en una fase de transformación - ABC

La actividad humana, cada vez más cerca de marcar una nueva época geológica

Un estudio concluye que las evidencias de que ya estamos en el conocido como Antropoceno son abrumadoras

MadridActualizado:

Cada vez hay más evidencias de que el planeta ha entrado en una nueva época geológica, conocida como Antropoceno, que estaría caracterizada por un creciente dominio del hombre sobre la Tierra y una transformación del planeta tan profunda como cuando se produjo el retroceso de los glaciares hace 11.500 años. Desde que el Premio Nobel Paul Crutzen acuñara el término a finales de los años 90 para designar el espacio de tiempo de dos siglos que se inició con la Revolución Industrial y en el que las fuerzas de la naturaleza interactúan con las humanas a una escala parecida para determinar la historia del planeta, la comunidad científica ha visto con más o menos escepticismo la idea de que nos encontramos en una nueva época geológica.

Aunque para Crutzen el Antropoceno empezó cuando James Watts inventó la máquina de vapor, en 1774, un grupo internacional de geocientíficos considera que ese nuevo periodo en la escala geológica es más reciente y habría comenzado a mediados del siglo XX. Esta «época humana» se caracteriza por la propagación de materiales como el aluminio, el hormigón, el plástico, el transporte de cenizas y las consecuencias de los ensayos nucleares en todo el planeta, así como el aumento de las emisiones de gases de efecto invernadero y la traslocación sin precedentes de especies a nivel global.

Según cuentan en la revista «Science» una veintena de científicos que forman parte del Grupo de Trabajo Antropoceno, las evidencias de que hemos superado el Holoceno y nos adentramos en una nueva unidad de tiempo geológico son «abrumadoras». Los investigadores se preguntan hasta qué punto la actividad humana podrá ser identificada en el registro estratigráfico dentro de millones de años y si el Antropoceno marca una diferencia clara con el Holoceno que comenzó hace 11.700 años y que ha permitido desarrollarse a la civilización humana. Y la respuesta es que la actividad humana ha dejado una huella tan dominante y persistente en la Tierra que garantiza su reconocimiento como una nueva unidad de tiempo geológica. Así, el registro geológico del Antropoceno incluirá capas estratigráficas repletas de productos exclusivamente humanos, como hormigón, aluminio y plástico.

«La gran aceleración»

Mientras que en el Holoceno las sociedades humanas avanzaron domesticando gradualmente la tierra para incrementar la producción de alimentos, construyendo asentamientos urbanos y llegando a ser competentes en el desarrollo de los recursos hídricos, minerales y energéticos del planeta, el Antropoceno vendría marcado por rápidos cambios ambientales provocados por el impacto de un aumento de la población humana y el aumento del consumo durante la «gran aceleración» de la segunda mitad del siglo XX.

Colin Waters, del British Geological Survey y autor principal del estudio, dice: «Los seres humanos han afectado mucho el medio ambiente, pero recientemente se ha producido una rápida propagación mundial de nuevos materiales, incluyendo aluminio, hormigón y plásticos, que están dejando su huella en los sedimentos. La quema de combustibles fósiles ha dispersado partículas de cenizas por todo el mundo, que coincide además con el pico máximo de radionucleidos generados por las pruebas atmosféricas de armas nucleares». «Todo esto demuestra que hay una realidad subyacente al concepto Antropoceno», comenta Ene Zalasiewicz, de la Universidad de Leicester (Reino Unido), coautor del estudio y que preside el grupo de trabajo. Y es que desde que surgió el término se trataba más bien de un concepto teórico para demostrar el impacto masivo que los humanos estaban teniendo en la atmósfera y las especies del planeta, y no tanto en que realmente fuera una época distinta del Holoceno.

El estudio muestra que los seres humanos han cambiado el sistema de la Tierra lo suficiente como para producir una gama de señales en los sedimentos y en el hielo, y éstas son suficientemente distintivas para justificar el reconocimiento del Antropoceno como una nueva época en la escala temporal geológica. El Grupo de Trabajo Antropoceno ha anunciado que en 2016 reunirá más evidencias, que servirán para decidir si recomiendan que esta nueva unidad de tiempo sea formalizada y, si es así, ver cómo este periodo podría ser definido y caracterizado. Una «nueva era», señalan algunos expertos, que podría conducirnos hacia la sexta extinción en masa, si tenemos en cuenta el ritmo actual de desaparición de especies.