Fernando Pérez (izqda.), Teresa Perales, Pedro Duque, Ferran Adrià, padre Ángel y María Blasco, ayer, en la entrega de premios de Acade
Fernando Pérez (izqda.), Teresa Perales, Pedro Duque, Ferran Adrià, padre Ángel y María Blasco, ayer, en la entrega de premios de Acade - Isabel Permuy

ACADE celebra 40 años de defensa de la libertad de enseñanza y la educación de calidad

La Asociación de Centros Autónomos de Enseñanza Privada entrega los VII Premios Educación y Libertad

MadridActualizado:

La Asociación de Centros Autónomos de Enseñanza Privada (Acade) celebró ayer sus 40 años de existencia. Lo hizo coincidir con la entrega de los VII premios Educación y Libertad. Estos galardones reconocen el «compromiso de personas e instituciones con las máximas que componen la libertad y la educación de los hombres».

Los galardonados en esta edición fueron: la nadadora paralímpica Teresa Perales; el padre Ángel; la directora del Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas (CNIO), María Blasco; el astronauta e ingeniero aeronáutico, Pedro Duque; el chef Ferran Adrià y el maestro y filósofo Fernando Pérez.

El presidente de Acade, Jesús Núñez, recordó que el nacimiento de la asociación surgió al calor del clima de libertad que asomaba con la democracia. «Era imprescindible construir una asociación plural, que integrase a los centros privados, respaldara sus valores como empresas educativas y que defendiera la libertad de enseñanza».

Libertad que han defendido a lo largo de 40 años colaborando en la redacción de todas las leyes educativas que han surgido en democracia y defendiendo la democratización de la educación privada para que sea accesible a todos los españoles y trabajando para que las administraciones otorguen a las familias que eligen sus centros «el mismo trato económico y fiscal que a los padres que eligen escuelas públicas y concertadas».

Así, recordó uno de los mayores logros de ACADE cuando, en 2009, lograron que en la Comunidad de Madrid se implantara la desgravación fiscal de los gastos escolares. Objetivo que, pretenden extender al resto de comunidades.

Ante los imparables cambios que afronta la sociedad, fruto del desarrollo tecnológico, Núñez recordó que la escuela debe ser un actor fundamental en el proceso. Finalizó recordando que a los niños hay que darles «educación excelente, formación y pasión por ellos mismos y por la humanidad».