Alemania estudia un permiso de «abuelidad» para cuidar a los nietos
Dos abuelos reciben los abrazos de sus nietos en presencia de su madre - Antonio angel
PARA FAVORECER LA NATALIDAD

Alemania estudia un permiso de «abuelidad» para cuidar a los nietos

Los abuelos aún activos tendrían en sus empresas hasta tres años de excedencia

corresponsal en madrid Actualizado:

En Alemania, los abuelos trabajadores podrían obtener permiso de «abuelidad» para cuidar de sus nietos. Con esto ayudarían a la pesada carga que tienen los padres e indirectamente estimularían la reproducción en un país con las tasas de natalidad más bajas de Europa.

El partido democristiano de Angela Merkel (CDU) ha hecho pública la propuesta: introducir para los abuelos un «permiso laboral análogo a los tres años» que se concede a los trabajadores por paternidad. El objetivo es claramente compatibilizar los cuidados de sus nietos con el trabajo.

De momento no se conocen los detalles de este futuro permiso para abuelos. Tampoco se ha decidido aún si se aplicará mediante una nueva ley. En cualquier caso, CDU aboga por «la implicación de los abuelos en la educación de los nietos».

Uno de los primeros problemas que se plantea es cómo garantizar el regreso de los abuelos a sus puestos de trabajo una vez concluido el periodo de baja o de reducción de jornada.

Un segundo tema de discusión cada vez más amplio es el de la crianza de los hijos fuera de las guarderías, especialmente en el caso de familias inmigrantes.

Quedarse en casa sin socializar puede tener graves consecuencias en la integración que en parte pasa por el aprendizaje del alemán. Existen voces discordantes dentro de la misma coalición política de Merkel, que ya han planteado que el permiso a los padres es suficiente.

Ayudas económicas para los padres

Paralelamente se está discutiendo en Alemania un tema muy cercano: los partidos de la coalición de centro derecha que gobierna en Alemania —los liberales (FDP) y los democristianos— debaten sobre la introducción de un subsidio para los progenitores que se ocupen exclusivamente de sus hijos, es decir los padres que decidan criar a sus hijos en casa.

La izquierda y los liberales ya se han planteado en contra de la propuesta que inmoviliza el núcleo familiar y lo desconecta de las redes sociales y su dinamismo, como es la participación de padres e hijos en la guardería.

La posibilidad de una ley de abuelidad aliviaría una actividad que ya realizan los abuelos trabajadores: terminada la jornada laboral muchos abuelos no tienen más opción que hacer de canguros para que los padres puedan ir al cine o al dentista.

Los abuelos conocen bien el trabajo que significa la crianza especialmente del primer hijo y sería muy extraño que rechazasen una propuesta de canguro. Por otro lado es estimulante para todos la participación de los ascendientes en la crianza de los niños, ya que se acompañan mutuamente abuelos y nuevas familias.