Practican por error un aborto de un bebé sano

Una mujer gaditana denuncia que el gemelo sano que tenía en la tripa murió en un aborto programado para su hermano

abc.es
Actualizado:

El Defensor del Paciente ha presentado una reclamación contra la Consejería de Salud de la Junta de Andalucía por un error cometido en una clínica abortiva concertada y por el que, según la denuncia, murió el feto sano de un embarazo de gemelos.

Según un comunicado de El Defensor del Paciente hecho público el error médico en el aborto sucedió el 22 de diciembre del 2011 cuando una mujer gaditana y embarazada de gemelos de 20 semanas acudió a una clínica abortiva de Sevilla concertada con el SAS para estas intervenciones.

La mujer acudió allí después de que el ginecólogo que atendía su embarazo, que logró por fecundación in vitro al octavo intento, le informara de que uno de sus gemelos padecía una «cardiopatía fetal grave» denominada «truncus arterioso» que hacía «inviable» la supervivencia del feto.

El Comité de Interrupción Voluntaria del Embarazo del Hospital Puerta del Mar de Cádiz, donde era atendida la mujer, autorizó el aborto de este feto en una clínica concertada con el SAS de Sevilla, a la que la mujer se dirigió con su marido.

«El de la derecha o el de la izquierda»

Una vez allí, según El Defensor del Paciente, la pareja entregó toda la documentación del hospital Puerta del Mar al ginecólogo que les atendió, que les preguntó si el feto con la cardiopatía «era el de la izquierda o el de la derecha».

Tras hacer una ecografía, el médico les dijo que «lo veía muy claro» y que «ya sabía cuál era el gemelo que estaba enfermo», tras lo cual practicó el aborto.

A la vuelta a casa, la mujer fue al Hospital de Cádiz, donde al hacerle una ecografía «se percataron que habían pinchado al feto sano y que el feto con el problema del corazón seguía vivo en el interior del útero materno».

La mujer tuvo entonces que solicitar una nueva autorización al Comité Clínico de Interrupción Legal de la Gestación del hospital para abortar del feto inviable, que se llevó a cabo en una clínica distinta.

La gestante tenía «dos fetos muertos en su interior»

Así, tras este segundo aborto, la gestante tenía «dos fetos muertos en su interior», que tuvieron que ser extraídos en Cádiz, donde se les ha practicado una autopsia cuyo resultado está pendiente, según El Defensor del Paciente.

Esta organización considera que se ha producido una «grave negligencia médica» por parte de la clínica abortiva de Sevilla en una situación, además, muy dolorosa para la mujer, que en el 2008, a los 33 años, perdió una de las trompas de falopio en un embarazo ectópico, tras lo que sus posibilidades de quedarse embarazada descendieron notablemente