Imagen de archivo
Imagen de archivo - FÉLIX ORDÓÑEZ

El 52% de los puestos de trabajo de la industria farmacéutica los ocupan mujeres

En los niveles de mayor responsabilidad el sector presenta tasas de empleo femenino mucho más elevadas que la media empresarial

Actualizado:

El empleo en la industria farmacéutica innovadora con actividad en España sigue creciendo con fuerza, y además con un perfil de elevada calidad y cualificación, con presencia mayoritaria de mujeres y una importante generación de empleo para jóvenes. En concreto, los empleos aumentaron en un 3% el pasado año (1.172 empleos netos más) hasta alcanzar los 40.565 puestos directos. En su conjunto, contando con empleos directos, indirectos e inducidos, la industria farmacéutica innovadora da empleo a unas 200.000 personas en España. Y de cara a 2018, las primeras previsiones apuntan a un incremento del 1,8% respecto al año anterior, lo que permitiría llegar este año a los 41.279 puestos de trabajo directos.

Además, el empleo de la industria farmacéutica se caracteriza por la estabilidad (un 94,2% de los empleos son indefinidos), la alta cualificación (un 62,4% son titulados universitarios), la dedicación (sólo el 1,5% de los empleados indefinidos trabaja a tiempo parcial) y la proporción de empleo femenino, hasta el punto de que las mujeres ocupan el 52% de los puestos de trabajo, el doble de la media del sector industrial. En el área de I+D, el empleo femenino supone el 63,7%, el dato más alto de todo el tejido productivo en España.

Resulta especialmente destacable que en los niveles de mayor responsabilidad el sector farmacéutico presenta tasas de empleo femenino mucho más elevadas que la media empresarial. Así, los comités de dirección de las compañías farmacéuticas cuentan con un 41,3% de mujeres, es decir, 3,4 veces más que la media de las grandes empresas del IBEX-35, que es del 12,1%. Además, el 21,5% de los primeros ejecutivos en el ámbito de la industria farmacéutica innovadora son mujeres, 3,7 veces más que en las empresas del IBEX-35, donde el porcentaje es del 5,9%.

Por otro lado, frente a las elevadas tasas de desempleo que afectan en España a los jóvenes, en el caso de la industria farmacéutica es precisamente el colectivo de menores de 30 años el que ha experimentado un mayor crecimiento en los últimos años (un 12,5% más en 2017), de forma que uno de cada cuatro nuevos contratos (27,8%) corresponde a jóvenes. Para 2018 se prevé elevar ese ratio a una de cada tres contrataciones, lo que permitiría elevar el peso del colectivo joven en plantilla hasta el 7% (frente al 5% de 2015).

Estas son algunas de las conclusiones de la Encuesta de Empleo impulsada por Farmaindustria, representativa de las compañías farmacéuticas innovadoras con actividad en España. La industria farmacéutica refuerza, con este modelo de trabajo, una de más importantes necesidades del país, como es la calidad en el empleo, que constituye uno de los más importantes desafíos de la economía española.

Igualdad

La industria farmacéutica es un sector en el que las mujeres son mayoría en el empleo, ya que el 51,9% es femenino, el doble de la media del sector industrial (25%). Además, el 57,7% de las nuevas contrataciones llevadas a cabo en 2017 fueron de mujeres, frente al 31% de la media industrial española.

La presencia femenina se eleva al 63,7% de los puestos de trabajo en el área de I+D. Aparte de la industria farmacéutica innovadora y del sector de la confección (59%), ningún sector productivo supera el 50% de empleo femenino en I+D.

También en este ámbito cabe destacar que el farmacéutico es el sector en el que menor es la diferencia entre los salarios medios de hombres y mujeres: es del 10%, el dato más bajo de todos los sectores industriales españoles. El farmacéutico es, también, el que tiene un mayor salario femenino, que asciende a 36.344 euros anuales de media.

Se trata, por otra parte, de un empleo altamente cualificado; no en vano está compuesto en un 62,4% por titulados universitarios, frente al 42% de la economía española. En lo que se refiere a las nuevas contrataciones, el 69% corresponden a personas con estudios universitarios, frente al 10% de los nuevos puestos de trabajo de la economía española.

Por otro lado, el salario medio bruto asciende a 42.136 euros (un 85% más que el salario medio en España), y el sector farmacéutico innovador es el quinto de los 99 que componen la economía nacional que más recursos destina a la formación de sus empleados, y el cuarto con mayor gasto social (siete veces más que la media nacional) dedicado a la mejora de la calidad de vida de sus trabajadores (comedores, guarderías, aparcamientos). Todo ello convierte al sector farmacéutico innovador en uno de los más atractivos por los profesionales para desarrollar su carrera.

«La encuesta refleja, un año más, el firme compromiso de nuestro sector con el empleo de la máxima calidad, aportando a la economía española un modelo que seguir para favorecer la transformación de nuestro modelo productivo sobre la base de la cualificación, el fomento del empleo de jóvenes, la igualdad entre hombres y mujeres y la apuesta por la innovación como principal elemento impulsor», afirma el presidente de Farmaindustria, Jesús Acebillo. «Los datos muestran asimismo la importancia estratégica que el sector farmacéutico innovador, que es intensivo en conocimiento, representa para el mercado español en términos no sólo de productividad y estímulo de la I+D, sino también de empleo de calidad», añade.