FOTOLIA

41 millones de niños sufren de obesidad en el mundo

Muchos niños crecen en ambientes propicin el exceso de kilos debido a la comercialización de comidas poco sanas y de bebidas no alcohólicas altamente calóricas

MARÍA TERESA BENÍTEZ DE LUGO
GinebraActualizado:

Alrededor de cuarenta y un millones de niños sufren actualmente de obesidad en el mundo, principalemente en los países de bajo o mediano ingreso, según un informe presentado, en Ginebra, ante la Organización Mundial de la Salud (OMS) por un grupo de trabajo creado para evaluar las causas del sobrepeso infantil.

De acuerdo con el informe muchos niños crecen hoy en ambientes que propician la obesidad debido a la comercialización, en todos los países del mundo aunque el problema es más grave en los países en desarrollo, de comidas poco sanas y de bebidas no alcohólicas altamente calóricas que provocan un importante aumento de peso.

La persistencia de sobrepeso en niños menores de cinco años aumentó entre 1990 y 2014 pasando de 4,8 a 6,1% y el número de niños afectados pasó, en este intervalo de tiempo, de 31 a 41 millones de niños. El aumento más importante ocurrió en los países en desarrollo donde el número de infantes obesos se duplicó de 7,5 a 15,5 millones.

El informe señaló que, en 2014, casi la mitad de los niños obesos menores de cinco años vivían en Asia mientras que la cuarta parte se encontraba en el continente africano. Las estadísticas del informe demuestran que el aumento de la obesidad en África ha duplicado, entre 1990 y 2014, pasando de 5,4 a 10,3 millones de niños con sobrepeso.

Según la responsable del informe, Sanis Nishtar, « el sobrepeso y la obesidad tienen consecuencias importantes en la calidad de vida de los niños, tanto sicológicas como físicas, porque les impide llevar una vida normal y, además, con frecuencia esta situación se prolonga en la vida adulta ».

Los expertos recomiendan que se elaboren programas, a nivel nacional, que fomenten el consumo de comida sana para reducir el consumo de platos preparados y bebidas no alcohólicas que contengan demasiado azúcar a través de impuestos o medidas que reglamenten la publicidad de estos productos.

Otro aspecto importante recogido en el informe es la necesidad de promover el ejercicio físico y de reducir los comportamientos sedentarios en niños y adolescentes. También, afirmaron los expertos, es importante publicar información acerca de cómo alimentarse desde la más tierna infancia para asegurarse que los niños no adoptan hábitos poco saludables.