Alumnos de segundo de Primaria del colegio Ciudad de la Paz de El Palma de Murcia dan clase sin camiseta asfixiados por el calor en una foto de archivo
Alumnos de segundo de Primaria del colegio Ciudad de la Paz de El Palma de Murcia dan clase sin camiseta asfixiados por el calor en una foto de archivo - NACHO GARCÍA / LA VERDAD

A 33 grados dentro del aula cuando la ley fija el máximo en 27: llega «la escuela de calor»

Padres de alumnos en Andalucía y Murcia protestan porque los pequeños ya están achicharrados en varios colegios

ABC / LA VERDAD
Madrid / MurciaActualizado:

Escuela de calor era una sonora canción, pero es una realidad esta primavera en comunidades como Andalucía y Murcia.

De hecho, en esta segunda región, el sindicato educativo Sterm ha anunciado el lanzamiento de la campaña «Escuelas de Calor» para denunciar «la parálisis de la Administración para atajar el problema de las altas temperaturas en los centros educativos».

En un comunicado de prensa el portavoz de sindicato, José Manuel Fernández, ha señalado que «a pesar de las múltiples promesas realizadas por la consejería de Educación desde hace años, las mejoras en los centros educativos han sido muy limitadas y en algunos casos pequeños parches que no resuelven su problemática».

También exigen una solución al problema de calor en las aulas varias Ampas (Asociaciones de Madres y Padres de Alumnos) en Sevilla, donde, protestan, se supera con mucho el máximo impuesto por la ley, que son 27 grados.

En ambas comunidades reprueban que las consejerías de Educación no están realizando las auditorías energéticas que prometen hace años y que no se han hecho más que en una docena de centros por autonomía.

Hasta 30 denuncias en Sevilla

Asociaciones de madres y padres de alumnos interpusieron ayer en la Inspección de Trabajo «unas 30 denuncias» contra la Consejería de Educación y ayuntamientos de Sevilla por las altas temperaturas registradas en el interior de las aulas donde estudian sus hijos.

Así lo confirmó a Europa Press el portavoz de la Federación sevillana de Asociaciones de Madres y Padres de Alumnos (Fampa), Juan Miguel Garrido, quien precisó que la organización a la que representa ha presentado una de dichas denuncias, mientras que diversas ampas por separado han hecho lo propio. Explicó que se incumple la normativa en prevención de riesgos laborales y salud laboral, que establece que «no se pueden superar los 27 grados en el interior de centros de trabajo destinados a oficinas y similares, como podrían ser los colegios públicos», y, pese a ello, en numerosos colegios sevillanos «se alcanzan 32-33 grados en aulas».