Cirujanos australianos salvan la vida a un bebé que sufrió decapitación interna en un accidente de tráfico

Jaxon Taylor viajaba con su madre y su hermana de 9 años cuando colisionaron frontalmente contra otro vehículo. Como consecuencia del choque, su columna vertebral quedó seccionada a la altura del cuello y su cabeza unida al cuerpo tan solo por la piel y los músculos

Actualizado:

Con tan solo 16 meses, Jaxon Taylor, ha empezado ya una segunda vida. Según informaron medios australianos, el pasado 15 de septiembre, el pequeño viajaba con su madre y su hermana de 9 años colisionó frontalmente contra otro vehículo a más de 100 km/h. Como consecuencia del brutal choque, la columna vertebral de Jaxon quedó seccionada a la altura del cuello y su cabeza sujeta a su cuerpo tan solo por la piel y los músculos. Lo que los medicos describen como una «decapitación interna».

Afortunadamente, Jaxon pudo ser evacuado rápidamente en helicóptero desde el lugar del accidente hasta un hospital de Brisbane (Australia), donde le esperaba un equipo de cirujanos especializados en columna vertebral dirigidos por el doctor Geoff Askin, conocido como el «padrino de la cirugía de columna».

7 News Toddler spinal surgery

A toddler has undergone delicate surgery to reattach his head to his neck following a serious car accident.Specialist staff pulled off what was thought to be impossible. The boy will now be able to lead a completely normal life after his marathon surgery.7 News reporter Katrina Blowers has the details.Latest from 7 News: http://yhoo.it/1HYefMw7 News video: http://yhoo.it/1V97pbWLatest news on Twitter: twitter.com/7NewsMelbourne

Posted by 7 News Melbourne on Martes, 29 de septiembre de 2015

Durante seis horas, Askin y su equipo consiguieron volver a recomponer las vértebras cervicales del pequeño Jaxon. En su milagrosa operación, los médicos utilizaron alambre y parte de una costilla del pequeño para volver a recolocar su cabeza, además de colocarle una suerte de exoesqueleto metálico para inmovilizar su cabeza y conseguir que las vértebras suelden correctamente.

En declaraciones a la cadena de noticias 7 News Melbourne, los cirujanos aseguraron que era «la peor lesión que habían visto en su vida», hasta el extremo que los propios médicos reconocieron que al verle no albergaron prácticamente ninguna esperanza de salvarle la vida.

«La mayoría de los niños no hubiesen sobrevivido al choque, y de hacerlo, lo normal hubiese sido quedar parapléjico y con respiración asistida de por vida; algo que parece que no le ocurrirá a Jaxon. «Ha sido un milagro, estamos muy, muy agradecidos», afirmaron los padres tras la operación.