En palabras de la modelo, el aborto fue accidental y le provocó una severa infección
En palabras de la modelo, el aborto fue accidental y le provocó una severa infección - Facebook

Le envían a su hijo muerto a casa en una bolsa de plástico después de abortar

La modelo Sallie Ax, famosa por aparecer en Gran Hermano, afima que el hospital le mandó a su pequeño como si fuera «comida rápida»

Actualizado:

Sallie Axl, una británica de 27 años famosa por haber participado en la versión inglesa de Gran Hermano y haber hecho sus «pinitos» como modelo, ha explicado este martes a través de su Facebook personal que el hospital en el que abortó espontáneamente le ha enviado a su bebé dentro de una bolsa de plástico como si fuese «comida para llevar». En palabras de la joven, se siente absolutamente indignada por el pésimo trato que le dieron en el centro y por haberle mandado este horrible paquete hace siete semanas.

Al parecer, y siempre según la versión de Axl, esta macabra historia comenzó después de que sufriera un aborto involuntario a principios de este verano. En el momento en que empezó a sentir malestar general, se trasladó al hospital St. Mary de Manchester donde, según afirma, la «trataron sin compasión» y negligencia, pues le provocaron una infección. «Sufrí un aborto involuntario de mi angelito. El hospital no me quitó a mi hijo y dejó que el bebé me infectara y me provocara una hemorragia en la que perdí un 40% de mi sangre», explica la modelo en declaraciones a la versión digital del diario « Daily Mail».

Según determina, nunca estuvo tan asustada como entonces. No obstante, lograron salvar su vida en el quirófano y volvió a su casa deseosa de olvidarse de esta triste historia. No pudo, pues el pasado 17 de julio abrió un paquete de correos y se percató de que dentro había una bolsa de plástico del hospital con los restos de su bebé. «Fue tratado como si fuera comida para llevar», explica en su cuenta de Facebook. Según señala, esta es la primera vez que ha podido hablar de este triste suceso desde que acaeció.

«¡Esto no debería sucederle a una mujer que ha perdido a sus hijos. No debería hacer llegado esto a mi casa! Por favor, no dejéis que esto ocurra en los hospitales. En mi caso casi me arruinó la vida. Gracias a Dios tengo a mio querida hija para que me ayude. El hospital debería avergonzarse», añade. Siete horas después de la publicación, esta historia se ha vuelto viral tras ser compartida más de 8.000 veces y contar con cientos de comentarios.

A su vez, Axl ha señalado que no entiende por qué el hospital no se puso en contacto con ella para preguntarle qué hacían con los restos de su pequeño, por lo que vuelve a acusar de torpeza al centro. Por su parte, los responsables del lugar no se han pronunciado de momento a pesar de que el diario británico se ha puesto en contacto con ellos para escuchar su versión.