El Papa Francisco durante la misa oficiada en Holguín (Cuba)
El Papa Francisco durante la misa oficiada en Holguín (Cuba) - efe

El Papa anima a ir «mirar más allá de las apariencias» y «lo políticamente correcto»

En su homilía en Holguín, el Pontífice ha dicho que el prójimo no es alguien de quien «se vive, se usa y se abusa»

Actualizado:

El Papa Francisco ha animado a ir más allá de las apariencias o de lo políticamente correcto, durante la segunda homilía de su viaje pastoral a Cuba, en la misa que ha celebrado en la Plaza de la Revolución de Holguín, ciudad que por primera vez recibe la visita de un Pontífice.

«La mirada de Jesús genera una actividad de servicio, de entrega y su amor, cura nuestras miopías y nos estimula a mirar más allá, a no quedarnos en las apariencias o en lo políticamente correcto», ha señalado Francisco.

Desde Holguín, a donde el Papa se ha trasladado tras pasar dos días en La Habana, el Pontífice ha hablado de la misericordia de Dios, que es el lema de su Pontificado y de este viaje, «Misionero de la Misericordia». En este sentido, tomando como ejemplo la historia de «conversión» de San Mateo, a quien estaba dedicada la misa, ha recalcado que todo el que ha sentido la mirada de Jesús no ve a sus conciudadanos como aquellos de los que «se vive, se usa y se abusa». Por ello, también ha animado a compartir la «ternura y su misericordia con los enfermos, los presos, los ancianos o las familias en dificultad».

Además, ha señalado que la imagen de San Mateo es ejemplo de la historia personal de cada uno. «Al igual que muchos otros, cada uno de nosotros puede decir: yo también soy un pecador en el que Jesús puso su mirada –ha señalado–. Jesús ha venido precisamente a buscar a todos aquellos que se sienten indignos de Dios, indignos de los demás. Dejémonos mirar por Jesús».

«Casas de misión» cubanas

Por otro lado, Francisco ha destacado la actividad misionera de la Iglesia en Cuba y se ha referido a las llamadas «casas de misión», hogares particulares que se convierten en iglesias domésticas que, «ante la escasez de templos y sacerdotes, permiten a tantas personas poder tener un espacio de oración, de escucha de la Palabra, de catequesis y vida de comunidad».

El Pontífice ha salido este lunes de la Nunciatura Apostólica de la Habana y se ha trasladado al Aeropuerto internacional José Martí para viajar a Holguín en el avión de Alitalia que le trajo desde Roma, la tercera ciudad más importante de Cuba que se encuentra a 760 kilómetros de la capital cubana.

El avión ha llegado al aeropuerto internacional «Frank País» de Holguín, donde ha sido recibido por el obispo de la ciudad, monseñor Emilio Aranguren. Posteriormente, se han trasladado en coche a la Plaza de la Revolución «Calixto García Iñíguez» de esta ciudad donde ha presidido a partir de las 10.30 horas la Misa en memoria de San Mateo.