El ministro del Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, Alfonso Alonso
El ministro del Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, Alfonso Alonso - EFE

El Senado aprueba definitivamente la reforma del aborto

Cuatro senadores del PP rompen la disciplina de voto al creer insuficientes los cambios legislativos

Actualizado:

El pleno del Senado aprobó este miércoles la reforma de la ley del aborto para impedir que las menores de 16 y 17 años de edad puedan interrumpir su embarazo sin el consentimiento paterno o de sus tutores. La reforma fue aprobada por 145 votos a favor, 89 en contra y cinco abstenciones. Tres senadores del PP –Ángel Pintado, Gari Durán y José Ignacio Palacios– votaron en contra de la reforma que proponía su grupo, al considerar insuficientes los cambios. Y una cuarta, Ana Torme, emitió su voto en blanco.

Con la aprobación de la reforma se pone punto y final a un proceso que ha generado divisiones en el PP. La reforma aprobada ayer llevó al hasta hace un año ministro de Justicia, Alberto Ruiz-Gallardón, a dimitir, al ver como el Gobierno retiraba el proyecto que había preparado y que proponía la instauración de un sistema de supuestos para permitir el aborto más restrictivo que el vigente.

Durante el debate, la senadora popular María Dolores Pan Vázquez aseguró que la reforma «garantiza la protección de las menores« y «devuelve a los padres la capacidad de acompañar a los hijos en un momento complicado». Por contra, la socialista Encarnación Linares Cuesta responsabilizó al Gobierno de abocar a las menores a «un aborto clandestino e inseguro».

La proposición de ley –para reforzar la protección de las menores y mujeres con capacidad modificada judicialmente en la interrupción voluntaria del embarazo– completó ayer su tramitación al no incorporarse ningún cambio al texto remitido por el Congreso de los Diputados. Por este motivo no será refrendada por la Cámara Baja y queda lista para su publicación en el BOE a finales de mes.

La minireforma de la actual ley del aborto establece que las jóvenes de 16 y 17 años que quieran abortar (unas 400 al año) necesitarán el apoyo firmado de sus padres. También señala que en caso de disconformidad con lo que decidan sus padres podrán apelar a un juez. Junto con la cirugía estética y los ensayos clínicos, con esta reforma legal el aborto vuelve a ser una excepción a la autonomía de las jóvenes de 16 y 17 años sobre su propio cuerpo.

Las asociaciones provida tacharon de «traición» a los votantes del PP y anunciaron una manifestación en noviembre, antes de las elecciones generales de diciembre. La portavoz de Derecho a Vivir, Gádor Joya, calificó de «deslealtad inaceptable» la reforma del PP pues, a su parecer, el Gobierno debería haber derogado la ley de 2010 o realizado una reforma en profundidad. El presidente del Foro de la Familia, Mariano Carabuig, apuntó, que tener una ley que limite aunque solo sea en algunos casos el aborto «siempre ayuda a que haya menos», pero lamentó que la reforma se quede en las menores.