Reishi, el superalimento de las celebrities
Reishi, el superalimento de las celebrities - ABC

Reishi, el superalimento de las celebrities

La «trendsetter» Kim Kardashian o el escritor Fernando Sánchez Dragó confían en sus beneficios

Actualizado:

Tras las bayas de goji o el kale, Occidente se rinde ante el llamado «hongo de la inmortalidad», conocido desde hace más de 2.000 años en la medicina tradicional china. El doctor Shi Jean Lee, principal médico de la dinastía Ming suscribía sus beneficios en la principal farmacopea escrita por él mismo al hablar de él como un «complemento idóneo para mantener una cuerpo saludable y longevo». También se recomendaba en casos de hepatitis, hipertensión e hipercolesterolemia. Es decir, si habláramos de él en términos modernos, sería con el término de «superalimento», dados sus relevantes beneficios concentrados.

La principal «trendsetter» de nuestro tiempo, Kim Kardashian, recoge el testigo de la realeza oriental aplicándose tratamiento tópicos a base de este prestigioso hongo para mantener su famosa piel tonificada y luminosa. El escritor Fernando Sánchez-Dragó se muestra fiel defensor de esta sustancia y reconoce que llevo tomando este regenerador y fortalecedor del sistema inmune 18 años y seguirá, según sus propias palabras, «haciéndolo hasta el mismo día de mi muerte». Hasta la Reina Letizia, como buena conocedora de la nutricosmética más rompedora, ya confía en sus beneficios para mantener un aspecto juvenil y saludable.

¿Qué es el reishi?

Conocido como el hongo «de los 1000 años», «de la inmortalidad» u «hongo espiritual», el reishi es el producto biológico número 1 en la farmacopea china por su seguridad y virtudes. Cultivada especialmente al sur de China que produce el hongo Ganoderma Lucidum, cuyo nombre tiene un significado revelador:

-Ganoderma: procedente del griego «piel brillante»

-Luciderma: del latín «brillante»

Nutricionalmente es un compuesto bajo en calorías y grasas, pero rico en proteínas vegetales, aminoácidos esenciales, vitaminas y minerales, como el Germanio y el Calcio, así como ácidos insaturados, alcaloides naturales y abundantes polisacáridos. Es un alimento considerado adaptógeno, ya que nutre el cuerpo para ayudarle a sobreponerse a situaciones de gran desgaste físico y mental y, en la actualidad, se están investigando sus propiedades para reforzar el sistema inmunológico y su relación con los procesos antiinflamatorios corporales.

¿Qué beneficios aporta al organismo?

Los beneficios principales del reishi al cuerpo humano son los referidos a la inmunomodulación -potencia la formación de defensas cuando están bajas- y la antioxidación, al bloquear los radicales libres altamente oxidantes, los rayos UV, rayos X y químicos oxidantes, además de los efectos positivos en el hígado y los biorritmos.

En relación a las enfermedades inmunes, este hongo regula la respuesta del sistema inmunológico, aísla, frena y reduce la excesiva producción y secreción de histamina, por lo que mejora el asma bronquial y la bronquitis crónica de tipo alérgico, según los datos recabado por el doctor Andrew Weil de la Universidad de Harvard, ya que los compuestos de lanostina tienen un efecto tónico, mejora el funcionamiento de las glándulas suprarrenales, normalizando la secreción de sus hormonas. Igualmente reduce algunos síntomas de las enfermedades autoinmunes, como el dolor de la artritis reumatoide, «gracias a la endorfina que contiene», así como la inflamación, «gracias al ácido ganodérico D y la lanostina».

El reishi es un importante «hepatoprotector frente a compuestos químicos nocivos» y la cirrosis producida por obstrucción de la vesícula biliar. Además, fortalece el órgano contra los daños producidos por bacterias y virus, como el de la Hepatitis B, y previene la formación de tumores o células estrelladas en la fibrosis hepática. Además, restaura y normaliza el funcionamiento de las células hepáticas dañadas, rebaja la inflamación del hígado, gracias a la «acción regeneradora de los polisacáridos, acelera la descomposición del alcohol y previene los estados cirróticos».

El reishi es un buen complemento ante enfermedades cardiovasculares ya que se le atribuyen efectos reductores del colesterol, «gracias a la presencia de lipoproteínas de baja densidad (ácido oleico)», de la hipertensión, antiagregantes plaquetarios y anticoagulantes. Además, investigadores chinos encontraron que mejora el flujo sanguíneo y baja el consumo de oxígeno del músculo cardíaco, lo que le dota de «gran utilidad para el tratamiento de la angina de pecho», además de que puede llegar a disminuir entre un 10 y 20% la tensión arterial, tanto diastólica como sistólica. Por su poder antiarterioesclerótico disminuye la producción de la «placa ateromatosa que restringe el flujo sanguíneo por estrechamiento de las arterias dando como resultado la ateroesclerosis».

Dentro de los efectos adaptogénicos, el consumo del reishi atenúa los síntomas del cansancio y a la vez disminuye el estrés y la fatiga crónica, mejora algunos síntomas de trastornos neuropsiquiátricos como insomnio, anorexia nerviosa y Alzheimer, induce el sueño, mejora su calidad y prolonga el tiempo de descanso.

Asimismo tiene funciones depurativas de la sangre y reguladoras del sistema inmunológico que ayudan a «normalizar y equilibrar las diferentes funciones del organismo sin causar efectos perjudiciales (adaptógeno)». Como su principal vehículo de actuación es la sangre, a través de ella limpia y elimina los excesos de impurezas facilitando el adecuado funcionamiento del sistema circulatorio y favoreciendo la respuesta inmunológica.

El reishi actúa de forma similar a la insulina, inhibe la síntesis de glucosa y facilita su entrada en las células, por lo que reduce los niveles de glucosa en la sangre y mejora los síntomas de los diabéticos e, incluso, previene la diabetes y evita alguna de sus complicaciones.

Según la investigación realizada por el profesor Fujita R. y sus colaboradores de la Facultad de Agricultura, de la Universidad Kyushu, en Japón, los extractos de reishi producen la «mayor actividad inhibidora de la 5-alfa-reductasa, por lo que con su tratamiento inhibe significativamente el crecimiento de la próstata inducido por hormonas», por lo que llegaron a la conclusión de que puede ser útil para el tratamiento de la Hiperplasia prostática benigna.

En 1990, investigadores del Centro de Ciencias de la Salud de la Universidad de Texas en San Antonio, encontraron que el reishi también puede ser «eficaz en inflamaciones osteoarticulares, tortícolis y contracturas musculares».

En Japón se han conducido extensos estudios del reishi en la investigación contra el cáncer. El doctor Morishige afirma que puede ser un buen aliado en la prevención de procesos oncológicos «gracias a unos polisacáridos llamados Beta-D-glucán que fortalecen nuestro sistema inmunológico». Su experiencia con el reishi también le han llevado a confirmar que altas dosis de vitamina C incrementan la efectividad de este hongo.

Cómo tomarlo

Como es muy difícil comerlo al natural, ya que posee un desagradable sabor amargo, y aunque se puede encontrar el cápsulas la industria lo combina con otros productos naturales para su fácil ingestión y digestión como el café, como Moss Coffee que ha lanzado una colección completa de café con polvo puro de reishi que, además de dar la posibilidad de disfrutar de un café aúna los beneficios de ambas sustancias.