La Brigada de Refuerzos de Incendios Forestales están en huelga indefinida - afp
en huelga indefinida

Brigadistas antiincendios: «Cobramos como peones pese a los riesgos del fuego»

Los 545 bomberos de la Brigada de Refuerzo en Incendios Forestales (BRIF) protestan contra la «precariedad laboral»

Actualizado:

Santiago Terol tiene 35 años y lleva cinco campañas en la Brigada de Refuerzo de Incendios Forestales, más conocidas como las BRIF. Desde el pasado lunes, sus 545 compañeros distribuidos en diez bases en todo el territorio nacional están de huelga indefinida para protestar por su «precaridad laboral».

Creadas en 1992 para profesionalizar el sector de los incendios forestales, estos brigadistas se quejan de los bajos salarios, que no se les reconozca su categoría profesional de «bomberos forestales» en sus convenios colectivos, y que tampoco se les ofrezca una segunda actividad una vez que la edad no les permite estar en las condiciones físicas óptimas como para poder seguir realizando su labor.

«Tenemos la misma retribución que un peón de obra. Nuestro salario no se corresponde con nuestro nivel de especialización ni el riesgo que tiene nuestro trabajo», explica a ABC Terol, uno de los brigadistas en huelga. Aunque administrativamente dependen del Ministerio de Medio Ambiente, estos trabajadores pertenecen a la empresa pública Tragsa y tienen un salario bruto anual de 16.600 euros (alrededor de 1.260 euros brutos mensuales).

La Brigada de Refuerzo en Incendios Forestales entra en acción cuando el incendio es declarado de nivel 2; es decir, que pone en peligro el interés nacional o son solicitados por la propia comunidad autónoma donde se produce el fuego. «Pese a la huelga nuestros compañeros acuden a los incendios como voluntarios porque consideramos que el monte no tiene por qué pagar la mala gestión que se está haciendo con nosotros», afirma Terol, quien asegura que el trabajo de los brigadistas es «muy vocacional».