El Papa Francisco aterriza en Ecuador acompañado del presidente Correa
El Papa Francisco aterriza en Ecuador acompañado del presidente Correa - EFE

El Papa afirma a su llegada a Quito que «los más vulnerables siguen siendo la deuda de América Latina»

El Santo Padre inició este domingo una visita de ocho días a Ecuador, Bolivia y Paraguay, los países más pobres de Hispanoamérica

Actualizado:

Sonriente y sin apenas rastro de las trece horas de vuelo que separan Roma de Quito, el Papa Francisco exhortó este domingo a atender a los más frágiles y a las minorías vulnerables, “que son la deuda que todavía tiene América Latina”.

En su primer discurso recién llegado a Ecuador, el primer país de su gira por Sudamérica que incluyen también Bolivia y Paraguay, el Pontífice dijo que "en el Evangelio podemos encontrar las claves que nos permitan afrontar los desafíos actuales, valorando las diferencias, fomentando el diálogo y la participación, sin exclusiones".

El presidente de la República, Rafael Correa, le dio la bienvenida con un discurso político, en el que mencionó los avances que ha hecho su Gobierno en lo social y en el que citó, en varias ocasiones, el pensamiento del Pontífice. Cuando le tocó el turno a Francisco, éste le respondió amablemente: “Me ha citado demasiado”. El Papa reveló haber visitado en varias ocasiones Ecuador, por motivos pastorales, y que en esta ocasión venía como "testigo de la misericordia y de la fe en Jesucristo".

Miles de personas en las calles

Terminada la cálida ceremonia del aeropuerto, el Papa pudo sentir en su propia piel el cariño de los ecuatorianos, que se volcaron en las calles a lo largo de los 25 km. que separan el aeropuerto de Tababela de la Nunciatura Apostólica, su alojamiento en Ecuador. Usó primero un Fiat pequeño cuya ventanilla la mantuvo abierta para saludar a la gente --hasta accedió a tomarse un «selfie» con un estudiante que se le acercó--; luego, para ingresar a la ciudad se cambió al papamóvil.

Miles de personas coparon las avenidas exhibiendo pancartas con saludos, coreando vivas en su honor, y lanzándole pétalos de flores. En más de una ocasión, la gente superó los cordones policiales para acercarse y entregarle ramos y regalos. El Papa les respondió con bendiciones.

Hacia la noche, el Papa Francisco decidió abandonar la Nunciatura para reunirse con la gente que coreaba su nombre a las afueras y le pedía que saliera. El Papa los complació. Ya en la puerta, rezó el Padrenuestro. No pocos lloraron mientras pronunciaban la oración.

Agenda de este lunes

Hoy a las 9:00 de la mañana (16.00 hora española), el Papa se trasladará a Guayaquil (Costa) donde primero visitará el Santuario de la Divina Misericordia, y luego celebrará una misa a cielo abierto a las 11:45 (18.15 hs.), en el parque Samanes, a la que se espera asistan alrededor de un millón y medio de fieles.

Luego de la eucaristía, el Papa Francisco almorzará en el colegio Javier con algunos sacerdotes, y se reencontrará con el padre Paquito, un español antiguo amigo suyo, que vive cerca de 40 años en Ecuador. El papa retornará a Quito para una visita de cortesía al presidente Correa, y para un encuentro con sacerdotes en la catedral Metropolitana.