Un técnico del Banco de Leche Materna del 12 de Octubre distribuye la leche donada
Un técnico del Banco de Leche Materna del 12 de Octubre distribuye la leche donada - isabel permuy

Alertan de la expansión del consumo de leche materna en varones adultos

Se vende en internet sin ningún control con la promesa infundada de que mejora el vigor sexual, previene el cáncer y aumenta la masa muscular

Actualizado:

«Tengo oro líquido fresco y congelado listo para vender. Soy una madre soltera que ni fuma, ni bebe ni se droga y estoy dispuesta a venderla a cualquiera». Anuncios como este se pueden encontrar en sitios de internet como « Only the breast», el foro preferido de los que buscan leche materna para adultos. No se trata del último esnobismo gastronómico. La mayoría de los que se lanzan a su compra son varones que quieren beneficiarse de las propiedades saludables de este «superalimento».

La fiebre por su consumo empezó en Estados Unidos en comunidades relacionadas con el culto al cuerpo y la preocupación por una alimentación sana y natural. Se ofrecía como una ayuda para mejorar el rendimiento físico en el gimnasio y el vigor sexual. Ahora, este jugoso negocio que se ha extendido por Europa, se promociona también como una fórmula para prevenir el cáncer, luchar contra la disfunción eréctil y tratar graves enfermedades intestinales. Quien lo consume también asegura que se digiere mejor que la leche de vaca, ayuda a conciliar el sueño y mejora las defensas naturales del organismo.

Sin control higiénico

Aunque alguna de estas propiedades beneficiosas están demostradas en el recién nacido, no hay ninguna evidencia científica de que esto funcione en un adulto. Al contrario, quienes lo consumen se exponen a contraer infecciones tan graves como el sida, la hepatitis, el Chagas o la sífilis que se pueden transmitir a través de la leche materna.

La advertencia la han hecho expertos del Hospital Queen Mary de Londres en la revista «Journal of the Royal Society of Medicine». En un artículo, detallan los riesgos de beber una leche cruda, sin tratar ni pasteurizar, que se vende sin ninguna garantía de esterilización, ni en su transporte ni en su conservación. Y al ser un fluido humano, puede transmitir virus como el VIH y otras enfermedades infecciosas. Más aún cuando no hay ningún análisis ni control sobre las mujeres que venden su leche en internet y se desconoce si son portadoras de alguna enfermedad. «En sus anuncios muchas madres aseguran que están sanas y se han hecho análisis durante la gestación, pero no son conscientes de que esos análisis de control se deben hacer con regularidad. La actividad sexual durante el postparto puede exponer a virus que se transmiten a través de la leche», advierte Sarah Steele, una de las autoras del artículo. Desde un punto de vista nutricional tampoco cree Stelle que haya beneficios. «Hay menos proteínas en la leche humana que en otras leches, como la de vaca», argumenta. En su opinión, el bienestar que defienden sus consumidores «es puro placebo».

Capturas de la web más famosa de venta de leche materna
Capturas de la web más famosa de venta de leche materna

Amparada por un vacío legal, la venta «on line» se ha convertido en un jugoso negocio. Algunas madres estadounidenses aseguran que se pueden embolsar hasta 18.000 euros al año vendiendo sus excedentes de leche. Muchas solo están dispuestas a vendérselo a otras madres que no quieren alimentar a sus bebés con fórmulas artificiales. Pero la mayoría se ofrecen a vendérselo «a quien quiera comprarlo» o incluyen en sus anuncios la leyenda de «apta para hombres» o indicada como un suplemento más para que los culturistas aumenten su masa muscular.

En España aún no se ha convertido en una tendencia. «Si hay adultos que lo estén comprando para consumo propio, es muy minoritario. Nos ha llegado algún comentario, pero no tenemos datos objetivos», apunta Marta Díaz, coordinadora de lactancia materna de la Asociación Española de Pediatría. «Sí sabemos que hay mujeres que no han podido amamantar a sus hijos y buscan leche materna en internet. Nos llegan consultas y siempre lo desaconsejamos porque no existe ningún control higiénico ni de seguridad del producto», cuenta.

Díaz recuerda un estudio reciente que se hizo en EE.UU. en el que se demostraba que más del 75% de la leche vendida en Internet estaba contaminada con altos niveles de bacterias y adulterada».

Y si no hay mejor alimento para un recién nacido ¿por qué no es bueno para un adulto? «Sin duda es un alimento sano y bueno pero los beneficios en los adultos no compensarían. Se ha demostrado que en bebés reduce la mortalidad, evita enfermedades intestinales importantes y mejora la inmunidad natural por su sistema inmune está aún inmaduro. Eso no ocurre en un organismo adulto y sano», apunta Díaz.

Hay estudios que también relacionan la lactancia materna con un menor riesgo de leucemia en la infancia. Pero estos estudios no se pueden trasladar a adultos, añade Beatriz Flores, médico del Banco de Leche Materna de Madrid. «Quizá algún día se demuestre, pero hoy por hoy la leche materna es un bien escaso que debemos preservar para quienes más lo necesitan: los recién nacidos».