Reino Unido será el primer país que financie la vacuna contra la meningitis B

Los recién nacidos en Inglaterra y Escocia podrán ser vacunados en dos ocasiones, al cumplir los dos y cuatro meses, mientras que al año recibirán otra dosis de refuerzo

Actualizado:

El Gobierno británico ha anunciado este domingo 21 de junio que ofrecerá, a partir del próximo mes de septiembre, a todos los responsables de los recién nacidos en Inglaterra y Escocia la posibilidad de vacunar contra la meningitis B. Con esta medida, el Reino Unido se convierte en el primer país del mundo que pone a disposición de una parte de su ciudadanía un tratamiento contra esta enfermedad totalmente gratis.

La enfermedad meningocócica invasora, con sus dos formas de presentación principales (sepsis y meningitis), es una dolencia grave y potencialmente mortal, causada por distintos serogrupos de Neisseria meningitidis, entre los cuales, actualmente, predomina el serogrupo B en Europa.

La mayoría de los casos se produce en la edad pediátrica, con una mortalidad aproximada del 10 % y un riesgo de secuelas permanentes del 20 al 30 % entre los supervivientes.

De acuerdo con el calendario de este tratamiento, los pequeños de Inglaterra y Escocia podrán ser vacunados en dos ocasiones, al cumplir los dos y cuatro meses de edad, mientras que al año recibirán otra dosis de refuerzo, según han informado fuentes sanitarias.

La secretaria de Estado británica de Salud Pública, Jane Ellison, afirmó en un comunicado que el tratamiento ofrecerá a las familias de este país «tranquilidad» al saber que sus hijos están protegidos contra esta enfermedad.

Según cifras oficiales, unas 1.200 personas, la mayoría bebés y niños, contraen esta enfermedad cada año en el Reino Unido, recordó la dirigente conservadora.

Este programa de vacunación ha sido posible después de que el Ejecutivo del primer ministro, David Cameron, firmase recientemente un acuerdo con el fabricante de la vacuna llamada Bexsero, elaborada por la multinacional farmacéutica GlaxoSmithKline.

Los Gobiernos autónomos de Irlanda del Norte y País de Gales también han indicado que están tomando medidas para seguir el ejemplo de Inglaterra y Escocia.