Una pareja, en el «Pont Neuf», el nuevo punto de encuentro para los amantes
Una pareja, en el «Pont Neuf», el nuevo punto de encuentro para los amantes - JP Quiñonero

Los candados de amor vuelven a los puentes del Sena

Los enamorados los colocan en un nuevo puente a pesar del decreto impulsado por la alcaldía parisina para evitar «riesgos de seguridad» y la «degradación del patrimonio»

Juan Pedro Quiñonero
Actualizado:

Hace apenas dos semanas, la alcaldesa de París, Anne Hidalgo, decidió poner fin a la tradición de los candados de amor en la pasarela del Pont-des-Arts, entre el Louvre y la Academia.

Quince días más tarde, millares de enamorados han vuelto a atar sus candados de amor al puente más próximo, el Pont Neuf, a la altura de la plazoleta del Vert-Galat, que debe su nombre a Henri IV, para recordar las numerosas amantes que acompañaron su madurez y longeva edad.

Anne Hidalgo creyó poner fin a la tradición de los candados de amor con este brevísimo decreto: «Varias centenas de millares de candados están atados a varios puentes parisinos. Ese fenómeno engendra problemas importantes: una degradación durable del patrimonio y un riesgo para la seguridad de los visitantes, parisinos y turistas».

Dos semanas más tarde, las barandillas de la plazoleta del Vert-Galant, en el corazón del Pont-Neuf -inmortalizado, entre otros, por un poema de Louis Aragon, en el que se cita prolijamente a la Granada nazarí- están ya abarrotadas de candados de amor, que los enamorados atan con mucho miramiento.

Anne y François (parisina y francés de origen chino) me comentan su iniciativa de este modo: «No entendemos nada de la decisión de la alcaldesa. ¿No habría forma de conciliar los intereses de la alcaldía y la sensibilidad de los enamorados? París, el Sena y sus puentes nos hacen soñar. ¿Puede ponerse coto a los sueños?».

La alcaldía de no ha dicho su última palabra. La policía municipal ronda por los parajes, pidiendo papeles a todo tipo de extranjeros con pinta gitanesca e intentando disuadir -sin ningún éxito- a las parejas de enamorados que vagan por los parajes.