La diputada del PPC María José García Cuevas en un acto en 2012 a favor del bilingüismo en Cataluña
La diputada del PPC María José García Cuevas en un acto en 2012 a favor del bilingüismo en Cataluña - archivo

La Generalitat de Cataluña permite diez horas más de francés, pero no dos más de castellano

En medio del revuelo por las dos sentencias del TSJC, la Generalitat autoriza a 43 centros a impartir cuatro asignaturas en lengua gala

Actualizado:

En medio de la tormenta política desatada por las dos últimas resoluciones del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC), que obligan a dos nuevos colegios (la Escuela Pía Santa Anna de Mataró y Pinar de Nuestra Señora de Sant Cugat) a impartir el 25% de las clases en castellano, la Generalitat anunciaba que 43 centros (35 públicos y 8 privados) impartirán diez de sus horas lectivas semanales en francés. Lo harán acogiéndose al modelo de bachillerato francés o «batxibac», que ofrece a los alumnos de estos institutos la opción obtener una doble titulación en catalán y en la lengua gala.

La Generalitat autoriza de este modo a que en los citados centros se impartan diez horas menos de asignaturas en catalán para darlas en la lengua del país vecino, mientras «se opone frontalmente a que un porcentaje pequeño de clases, un 25%, que en la práctica son dos horas semanales, se impartan en castellano, según denuncia Franscisco Gombau, socio de Convivencia Cívica Catalana (CCC).

Gombau denuncia la «incoherencia» de la consejera de Enseñanza, Irene Rigau, cuando afirma que las sentencias del TSJC «ponen en grave riesgo la salud del catalán» cuando solo hablamos de restar dos horas a la lengua autonómica para impartirlas en castellano, mientras que bendice dar más del doble en francés. «A ver si lo entiendo: si se quitan dos horas de catalán para darlas en español, nos dicen que el catalán estaría a punto de desaparecer, pero si se quitan cinco veces más, diez horas de catalán, para darlas en francés, la salud del catalán no sufre en absoluto. ¿Cinismo, hipocresía o, sencillamente, tomadura de pelo?», denuncia Gombau en una carta publicada recientemente en ABC.

Debate pedagógico

La diputada del PPC, María José García Cuevas, acusó a la Generaliat de «excluir al castellano de la escuela catalana con un objetivo político» en lugar de abordar la cuestión «desde un punto de vista pedagógico y lingüístico».

Denunció también que incumpliendo los fallos sobre el castellano, el Govern «no respeta el derecho constititucional de las familias que piden enseñanza bilingüe». «¿Una asignatura en castellano hace desaparecer el catalán y cuatro en francés no?», concluye.