La responsable del PNUD en una conferencia en Pekín
La responsable del PNUD en una conferencia en Pekín - reuters

La ONU reconoce que hay un atraso en el acceso de la mujer a la política y empleo

Helen Clark, responsable de desarrollo de la ONU, llama a las mujeres jóvenes para que no se abandonen las conquistas sociales

Actualizado:

Helen Clark, responsable del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) ha declarado que aún existe un atraso en el acceso que tienen las mujeres a la política y el mercado laboral en todo el mundo. A lo que suman otros obstáculos como la gran «carga» de trabajo no remunerado. Según Clark las mujeres continúan siendo más pobres que los hombres.

El motivo, ha reflexionado, es que las mujeres dedican su tiempo al embarazo y a criar a los niños durante una parte importante de sus vidas. El reto principal es otro que las mujeres tomen las decisiones «que quieren tomar», para lo que la responsable del PNUD pide que los gobiernos desarrollen políticas que garanticen que no sean siempre las mujeres quienes cuiden de los niños, mayores y personas con discapacidad. Esto provoca que sean «sacadas de la fuerza de trabajo remunerado». Además, «la brecha salarial sigue siendo de un 24 % a nivel global», ha denunciado.

«Estamos atrasados en el empoderamiento político de las mujeres, en el económico y, por supuesto, en el status legal y en derechos como la propiedad de la tierra o el acceso al crédito», ha apuntado Clark, que ha insistido en la necesidad de lograr también la equidad en el ámbito de la salud y la educación.

Esta situación se agrava, además, en países «extremadamente pobres», donde son ellas quienes, «sin igualdad de oportunidades», deben soportar una carga «muy pesada» y enfrentarse con otras dificultades como las altas tasas de mortalidad materna, provocadas por los matrimonios prematuros y los embarazos adolescentes. Por ese motivo, es necesario que las niñas tengan «un acceso básico a la educación» que les permita «determinar su propio destino» para poder «labrarse un futuro».

La administradora del PNUD ha confesado que nunca le ha gustado «ver que los derechos que han conquistado las mujeres son retirados» y por eso ha destacado la importancia de que «las mujeres jóvenes se movilicen en torno a estas batallas» y no den por sentado las conquistas de las generaciones anteriores.

Asimismo, ha hecho hincapié en la necesidad de que existan líderes femeninos que se constituyan como modelos a seguir. Según Clark, «Si las niñas nunca ven a mujeres en puestos de decisión, no piensan que pueda ser posible».

Sin embargo, Clark confía en que «definitivamente» habrá una igualdad real en todo el mundo porque, para ella, «la historia está del lado de las mujeres».