La diputada del PP Lourdes Méndez levanta las manos para subrayar que no ha votado
La diputada del PP Lourdes Méndez levanta las manos para subrayar que no ha votado - ÁNGEL DE ANTONIO

Una diputada del PP vota en contra y cuatro no votan en la toma en consideración de la reforma del aborto

La propuesta de ley arranca el trámite parlamentario con 184 votos a favor, 136 en contra y cuatro abstenciones

Actualizado:

La toma en consideración de la reforma del la ley del aborto ha salido adelante este martes con 184 votos a favor, 136 en contra y cuatro abstenciones. Una diputada del PP, Eva Durán, ha votado en contra y otros cuatro diputados discrepantes con la reforma de este partido, José Eugenio Azpiroz, Lourdes Méndez, Javier Puente y Antonio Gutiérrez Molina, que han permanecido en el hemiciclo, no han ejercido el voto.

El Partido Popular considera que la reforma de la ley del aborto cuya modificación ha traído este martes al pleno del Congreso para su toma en consideración «no valida la ley en vigor», más conocida como « Ley Aído», y sirve para acabar con «una aberración», al acabar con la posibilidad de que las menores de 16 años puedan interrumpir su embarazo sin conocimiento ni permiso de sus padres.

La defensa de la modificación la ha llevado a cabo la diputada Marta González en un pleno en el que no estaba presente ni un solo miembro del Gobierno del PP. Sí la escuchaban con mucha atención tres diputados «díscolos» -Azpiroz, Méndez y Puente- que se han opuesto públicamente a esta reforma por considerarla insuficiente.

Este martes, Lourdes Méndez explicaba antes de iniciarse el pleno que consideraban que con la reforma se estaba «validando políticamente» la ley anterior, y consideraba un «error político» que su partido no les hubiera permitido la libertad de voto en este punto. A ellos tres se habían unido otros cinco senadores populares, que este mismo martes hacían llegar a sus compañeros del Congreso una carta explicando sus razones para oponerse a esta modificación.

Durante el debate de la modificación, se recordó que la «Ley Aído», en este punto relativo a la posibilidad de que las menores interrumpan un embarazo sin dar cuenta a sus padres del hecho, había sido rechazada incluso por personalidades del PSOE, y recordó declaraciones en este sentido de Alfonso Guerra, Juan Carlos Rodríguez Ibarra, José María Barreda, José Blanco o Gregorio Péces-Barba.

Desde las filas socialistas, la diputada Carmen Montón acusó a los populares de utilizar políticamente el tema del aborto con esta «reforma trueque» con el único objetivo de «conseguir un puñado de votos».

A falta de que se produzca la votación, a última hora de la tarde, se prevé que el PP cuente con sus votos -excepto los de los tres diputados críticos, que aún no han decidido si se abstendrán, abandonarán el pleno o votarán en contra-, y con los de UPN y el Foro Asturias. La reflexión de Joseba Agirretxea, de PNV, fue que con la aprobación de esta modifiacción, «en el Parlamento ningún grupo cuestiona si se puede abortar, sino quién puede hacerlo».

En la tribuna pública, grupos Provida y colectivos de feministas han seguido atentamente el debate. La presidenta de la Federación de Mujeres Separadas y Divorciadas, Ana María Pérez del Campo, no pudo entrar, como denunció a las puertas del Congreso.