Los enfermeros acusan a las doulas de «intrusismo»
Los enfermeros acusan a las doulas de «intrusismo» - abc
doulas

Los enfermeros acusan a las «consejeras en maternidad» de arriesgar la salud de madres e hijos

El Consejo de Colegios de Enfermería pide al Ministerio de Sanidad y a la Fiscalía que actúen

Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

«No son profesionales sanitarios y están fuera de la ley». Así de contundente se muestra el Consejo General de Enfermería en el «Informe Doulas», una investigación que han llevado a cabo durante tres años y que avisa de que la labor que realizan estas «falsas expertas en la maternidad» pone en riesgo la salud de la madre y del bebé.

Las doulas son mujeres que se presentan como «acompañantes emocionales» en una etapa muy importante en la que surgen muchas dudas: el embarazo, parto y posparto. Sin embargo estas mujeres, a diferencia de las matronas, no cuentan con una formación específica reglada ni amparo legal. Por tanto, señala el informe, cualquier consejo, práctica, asistencia o acto que lleve a cabo una doula para prestar servicios a una mujer embarazada o su hijo es «irregular». [Lee aquí el testimonio de Macarena Díaz Mayordomo, doula]

Entre las doulas detectadas y analizadas en la investigación se encuentran personas tan alejadas del mundo sanitario como profesoras de danza o expertas en literatura y antropología. Un negocio «lucrativo y fraudulento» en el que se llega a cobrar 1.200 euros por un servicio completo: embarazo, parto y posparto. El precio de los cursillos para convertirse en doula, aunque el título no tiene ninguna validez legal, ronda los 1.500 euros.

El informe, que ya ha sido remitido al Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, revela numerosas actuaciones que realizan las doulas y que son competencia de las matronas, una invasión que podría calificarse como «delito de intrusismo». De acuerdo con el informe, invaden hasta ocho competencias generales, diez competencias específicas y 42 subcompetencias.

El presidente del Consejo General de Enfermería, Máximo González Jurado, aseguró este lunes durante la presentación del informe que, incluso, se han detectado algunos casos en los que se recomiendan prácticas «de secta canibalista» y contrarios a la salud pública, como comerse la propia placenta, encapsular la misma u obligar al bebé a permanecer junto a la placenta hasta que esta se seque y caiga el cordón por sí solo.

Denuncia ante la Fiscalía

González Jurado aseguró ayer que van a acudir a la Fiscalía General del Estado para que actúe de oficio contra estas «consejeras». «Acudimos a la Fiscalía General del Estado para que instruya a todos los fiscales con el objetivo de que abran una investigación cuando tengan conocimiento de algún caso. Además, vamos a volver a remitir el informe al ministerio para actúe porque, de lo contrario, puede estar prevaricando ya que en la Estrategia de Atención al Parto Normal se cita a las doulas», ha advertido el presidente de los enfermeros.

Fuentes del Ministerio consultadas por ABC matizan que, aunque en el documento se menciona a la doula como «figura presente en la bibliografía internacional», en la estrategia nacional «no se prevé ningún espacio para este perfil». «En el sistema nacional de salud no existe esa figura, ni en la práctica ni sobre el papel. Se alude a la matrona como el profesional sanitario idóneo en partos normales», aclaran estas mismas fuentes. Desde Sanidad insisten en que siempre hay que ponerse en manos de profesionales sanitarios e invitan a denunciar ante las autoridades competentes a quien tenga conocimiento de un delito de intrusismo.

El Consejo General de Enfermería no ha sido la primera institución que ha llamado la atención sobre la figura de las doulas. La Federación de Asociaciones de Matronas de España (FAME) ya publicó un manifiesto hace un año en el que denunciaban que «en determinadas ocasiones equivocan su cometido excediéndose en sus tareas, llegando a ofrecer a las familias servicios para los que realmente no están formadas, acreditadas ni capacitadas».

Se necesitan más matronas

Desde el gremio también se criticó la presencia de una doula en lugar de una matrona en el programa « Bebé a bordo» de Divinity. «Nos han llamado para decirnos que van a cambiar la doula por una matrona», señala a ABC Cristina Martínez, presidenta de Fame. Esta profesional sanitaria recuerda que para ser matrona en España se necesita estudiar un grado de cuatro años en Enfermería y después aprobar el EIR (el MIR de las enfermeras), para el que se presentan muchas más personas que plazas. «Optar a matrona y acabar consiguiendo la plaza de residente es mas difícil que para un médico obtener el MIR», señala.

En su opinión, el nivel de competencia es alto, pero «esto asegura a las mujeres que los cuidados que van a recibir son los adecuados», desde la adolescencia hasta la menopausia, pasando por el embarazo, el parto y el posparto. No solo fisiológicos, ya que, asegura, las matronas cuentan con formación para valorar también el estado emocional de una mujer. «Nuestra formación permite identificar una depresión posparto. ¿Esto lo puede hacer una doula? Tengo mis dudas». Lo que sí reconoce Martínez es que en España se necesitan más matronas y que algunos países de nuestro entorno nos «doblan» en el ratio.