Psicología Positiva

La actitud, clave para alcanzar el éxito en la vida

Déjate de excusas y de culpar a los demás. Aléjate del victimismo y de la comodidad. No esperes que la suerte llame a tu puerta. Te toca ir a buscarla. La actitud lo es todo en la vida

Actualizado:

¿Qué tal vas con los propósitos para este año? ¿Al final vas a hacer eso que durante tanto tiempo llevas anunciando?¿Te has puesto ya en marcha para mejorar en tu carrera profesional? O puede que ya hayas tirado a la basura tu lista de nuevos deseos para el 2015. ¿Por qué? Recuerda que te lo prometiste a tí mismo por una sencilla razón: esos objetivos te iban a ayudar a ser feliz porque mejorarías en algo. Entonces… ¿qué ha fallado? ¿Qué te impide olvidarte de tu expareja, tal y como prometiste? ¿O de ponerte en marcha de verdad con ese proyecto al que tanto tiempo llevas dando vueltas? Bienvenido al mundo de la comodidad. Por si no te habías dado cuenta, eres un cómodo. Pero tranquilo, no eres el único. Todos fallamos en la actitud.

«La actitud tiene todo que ver para conseguir el éxito», asegura Tamara de la Rosa, psicóloga clínica. «La actitud en la vida nos hace conseguir algo», recuerda. Ya sea una mejora salarial, emprender un negocio, mejorar el estado físico, dejar de fumar… El éxito en la vida puede entenderse de mucha maneras, como tantas personas seamos. Pero lo que a todas les une es el deseo de ser felices, de superarnos a nosotros mismos, de mejorar en el trabajo, como personas… «Y para eso necesitamos una actitud correcta, de éxito, de confianza, con la capacidad de superarnos y aprender ante la adversidad», recuerda la experta.

Hay a quienes esa actitud les dura un día, el 1 de enero, por ejemplo. O una semana. ¿Por qué? «Porque somos muy cómodos», asegura de la Rosa. «Vamos siempre a lo cómodo. Es más sencillo caer en el lamento y el victimismo y eso es muy malo», advierte.

La automotivación resulta fundamental para conseguir cambiar aquello que realmente queremos. «Hay que priorizar la salud, pero no solo la física, sino la psíquica también que es igual o más de importante», afirma la experta. Solo de esta manera no tendremos miedo al fracaso y no nos hundiremos ante los problemas. «La adversidad es una lección de la que aprender y con la que superarnos», afirma la psicóloga.

Así que, si hace menos de un mes, deseaste tener un mejor año que el anterior y ya te has olvidado de los propósitos para conseguirlos, ¿qué pretendes? «Si nos quedamos esperando a la suerte, puede que no aparezca nunca. Por esta razón, hay que ir a por ella, a buscarla, y al final aparecerá». Y ahí radica la actitud. Al final, según la experta, se trata de un esquema muy simple: pensamiento - emoción - conducta. Si el primero es negativo («no puedo», «no confío en mi», «no estoy seguro»), el segundo también (debilidad, desmotivación, depresión, etc.) y la conducta se desvía en la mala dirección.

Sin embargo, ¿por qué no pensar al revés? Es ahí donde reside el éxito. La persona exitosa, a la que deberíamos tender, es optimista. «Es capaz de ver una misma situación desde diferentes perspectivas y quedarse con la menos mala», explica la experta. Además, confía en sí mismo, cree en sus posibilidades y no tiene miedo al fracaso. «Se pierde más no intentándolo», recuerda de la Rosa.

La persona optimista es, también, constante y perseverante. «Sabe que el éxito es cuestión de tiempo y esfuerzo», reseña la psicóloga. «Cada paso es una meta y cada meta es un éxito», afirma.

La actitud es, por tanto, algo clave en todas las facetas de la vida: ante una ruptura sentimental, una depresión, el desempleo… «Las adversidades y la parte injusta de la vida existen y hay que aceptarlo pero de nosotros depende ser resolutivo o no. En definitiva, saber afrontarlo. Hay quienes, ante los problemas, se lamentan continuamente (‘¿Por qué me pasa esto?’) cuando lo que hay que hacer es centrarse en el problema y solucionarlo. De lo contrario no saldremos del agujero y caeremos en el victimismo, que es lo más cómodo. Los problemas siempre van a existir pero las soluciones también», dice la experta.

Así que no te machaques con diálogos negativos. Ni dejes que tu círculo lo haga. «Si elegimos la actitud correcta, podremos ser felices. Es dificil pero no imposible y cuando aprendes a hacerlo así te das cuenta de lo fácil que es disfrutar», afirma de la Rosa quien, en este sentido, lanza una de sus frases favoritas: «Ser feliz es sencillo pero lo complicado es ser sencillo»

El «problema» es que los propósitos, los objetivos o los cambios que queremos llevar a cabo en nuestra vida acarrean un esfuerzo. Así que pregúntate: «¿Estoy dispuesto a ello?». Y ponte en acción.