La contaminación en la ciudad de Madrid en el año 2012
La contaminación en la ciudad de Madrid en el año 2012 - Ernesto Agudo

La polución causa 450.000 muertes prematuras al año en Europa

El Informe de Calidad del Aire estima en 27.000 las muertes prematuras en España por las partículas en suspensión y el ozono

Actualizado:

Respirar aire contaminado está detrás de la muerte prematura de 450.000 personas en Europa, de las que 27.000 ocurrieron en España. Son datos del Informe anual de Calidad del Aire de la Agencia Europea del Medio Ambiente (AEMA), que revisa sus estimaciones para elevar hasta casi 450.000 las muertes prematuras en los países europeos por la mala calidad del aire en 2011. De éstas, estima que 430.000 se debieron a la exposición a las partículas más finas (menos de 2,5 micras, PM 2,5) y 16.000 por exposición al ozono. En España, las víctimas de la contaminación son ya casi 27.000 al año, 25.000 por partículas PM 2,5 y 1.800 por ozono.

El informe, que analiza datos desde 2003 a 2012, revela que los contaminantes más problemáticos para la salud de la población europea siguen siendo las partículas en suspensión y el ozono troposférico, si bien está aumentando la preocupación por los elevados niveles del cancerígeno benzopireno, el único contaminante que se ha incrementado en la última década.

Y es que casi todos los habitantes de las ciudadades europeas (98%) están expuestos a contaminantes a niveles considerados inseguros por la Organización Mundial de la Salud, y para algunos contaminantes, más del 95% de la población urbana está expuesta a niveles peligrosos. Incluso teniendo en cuenta los límites legales (más laxos que las recomendaciones de la OMS) éstos se rebasan para alguno de estos contaminantes en lugares donde vive hasta un 30% de la población, explican desde Ecologistas en Acción.

Benzopireno, el que más aumenta

La mayoría de los contaminantes atmosféricos han disminuido ligeramente en la última década, incluyendo el material particulado y el ozono. Sin embargo, el dióxido de nitrógeno (NO2) no ha caído tan rápido como se esperaba. Esto es en parte porque los vehículos son una fuente importante de NO2, y las normas de emisiones de los vehículos no siempre han dado lugar a las reducciones previstas. La AEMA llama la atención sobre el benzopireno, el contaminante que más aumentó a lo largo de la última década. Su concentración en el aire se incrementó en más de una quinta parte entre 2003 y 2012, por el aumento del uso de estufas de leña y biomasa para calefacción urbana. Tanto es así, que en 2012 casi nueve de cada diez habitantes de las ciudades estuvieron expuestos a niveles de benzopireno por encima de lo que marca la OMS.

El informe destaca además que cada vez más investigaciones muestran que los contaminantes del aire pueden ser más perjudiciales de lo que se pensaba. Mientras los efectos de la contaminación del aire en las enfermedades respiratorias y del corazón son bien conocidas, nuevos estudios han demostrado que también puede afectar a la salud de otras maneras, desde el desarrollo del feto a enfermedades en las últimas etapas de la vida.

Daños en la agricultura

Pero la AEMA no solo desgrana los efectos de la polución en la salud, sino que insiste en que algunos de estos contaminantes, como el ozono, provocan también importantes problemas a la vegetación o bien disminuyen el rendimiento de los cultivos. La AEMA destaca a Italia y España como los dos países europeos con mayores daños sobre la agricultura, afectando en nuestro país a 122.000 kilómetros cuadrados, dos terceras partes de la superficie cultivada.

Para Ecologistas en Acción, la situación que describe el informe de la AEMA es muy preocupante, por lo que considera inaceptable que la Comisión Europea pueda renunciar a revisar la normativa comunitaria sobre calidad del aire, como había recomendado la propia OMS.

Los ecologistas denuncian que la semana pasada se filtró la probable intención de la nueva Comisión Europea de descartar la normativa que se encontraba ya en fase de aprobación (el conocido como Paquete Aire Limpio), y que pretendía establecer, por ejemplo, nuevos Techos Nacionales de Emisión a partir de 2020 o valores límite para las emisiones de las Plantas Medianas de Combustión. Una pésima noticia para mejorar la mala calidad del aire que respiran los europeos, explican desde Ecologistas en Acción.