El virólogo del Centro Nacional de Biotecnología del CSIC, en su laboratorio de la Universidad Autónoma
El virólogo del Centro Nacional de Biotecnología del CSIC, en su laboratorio de la Universidad Autónoma - ángel navarrete
Crisis del ébola

Luis Enjuanes: «La carga viral de Teresa ha bajado un millón de veces»

El virólogo e investigador del CSIC es uno de los nueve expertos que asesoran al Gobierno en la crisis del ébola. Su prioridad número uno es ahora Teresa

Actualizado:

No tiene literalmente un minuto libre. Pero no se queja. Le preocupa mucho más la brutal presión que soporta el equipo médico de la unidad infecciosa del complejo hospitalario La Paz-Carlos III. Y por ello lo primero que hace es pedir que se subraye «la total satisfacción y el apoyo unánime» del comité científico al trabajo del doctor José Ramón Arribas y su equipo. «Tenemos que cuidarlos mucho», dice antes de comenzar a responder.

-¿Cuál es la prioridad del comité científico en este momento?

-Teresa, especialmente Teresa. Porque es la única contagiada. Estamos volcados en suministrarle toda la ayuda científico-técnica que pueda necesitar, que va desde medicinas especiales hasta antivirales experimentales, pasando por sistemas de mejora de la seguridad del personal sanitario que la atiende.

-¿Y cómo está Teresa?

-Está evolucionando bien, su carga viral ha bajado un millón de veces y ahora se ha estabilizado; a ese buen dato hay que añadir otro importantísimo, y es que está generando anticuerpos. Frente a una infección, se puede aportar ayuda desde el exterior, con antivirales, pero si el paciente no responde por sí mismo, al final siempre permanece un pequeño reservorio de virus en el cuerpo que acaba volviéndose a imponer. Es muy bueno que Teresa haya producido anticuerpos isotipo IgM, y más aún que muy probablemente ya esté produciendo anticuerpos IgG (los que proporcionan protección contra la reinfección). Eso indica que su sistema inmune responde.

-¿Se están probando nuevos tratamientos con ella?

-Ha recibido dos dosis de anticuerpos procedentes de una de las religiosas que se recuperó, más unas dosis del antiviral favipiravir, que parece que ha sido lo más efectivo bajándole la carga viral. Por si acaso, ahora se está trabajando en otro antiviral.

-¿Ha habido cambios en las políticas de formación e información?

-Te puedo asegurar que una buena parte del trabajo del comité se lo lleva la información. Tenemos orden de la vicepresidenta del Gobierno de hacer una información veraz y precisa. Ella misma se ha reunido con los secretarios generales de los sindicatos mayoritarios para explicarles la situación. Se han organizado también reuniones informativas con todos los estamentos posibles; con colegios profesionales de médicos, sociedades científicas, servicios de emergencia del Summa y del Samur, Policía, Protección civil, Bomberos... Estamos preparando un contingente de 300 personas, no porque hagan falta -¡por Dios, insiste en eso, que no quiero crear alarma!-, sino como medida a medio y largo plazo.

-Se habla mucho del futuro aplazado del Carlos III ¿usted lo desmontaría pasada esta crisis?

-Yo no desmontaría el Carlos III bajo ningún concepto. Es más, lo reformaría y lo mejoraría. Visto lo ocurrido hay que tener en España un hospital especializado en enfermedades infecciosas y tenerlo al más alto nivel. La discusión sobre dónde debe ubicarse exactamente ya es otra cuestión.

-¿El 27 de octubre, se acabó todo?

-El 27 de octubre es el «Día D» pero no el final. Si no ha habido ninguna infección en los pacientes de riesgo alto y bajo que se están controlando en las otras plantas, se dará el alta a mucha gente. Pero todo el personal sanitario que ha atendido a Teresa, son personas que han estado en situación de riesgo y su vigilancia tendrá que continuar.