Un padre con su hijo en Sierra Leona sospechoso de tener ébola
Un padre con su hijo en Sierra Leona sospechoso de tener ébola - REUTERS

Hasta 10.000 nuevos casos de ébola a la semana para finales de año, según la OMS

La entidad asegura que los casos reales son superiores a los que se informan en Guinea, Sierra Leona y Liberia, principales focos

Actualizado:

Guinea, Sierra Leona y Liberia siguen siendo los principales focos del ébola. La epidemia sigue propagándose hasta tal punto que el número de casos en África Occidental superará los 9.000 esta semana. Así lo ha subrayado este martes la Organización Mundial para la Salud (OMS), que además ha alertado que para diciembre podría haber hasta 10.000 nuevos casos a la semana.

El número de muertos por el actual brote, que comenzó en Guinea en marzo, se sitúa ya en 4.447 de un total de 8.914 casos, según el director general adjunto de la OMS, Bruce Aylward.

En rueda de prensa en Ginebra, ha indicado que la enfermedad ha llegado a «más distritos, más condados, más prefecturas» de los países más afectados: Guinea, Sierra Leona y Liberia. En este sentido, ha advertido de que el virus se expandirá en estos países.

«En ciertas zonas estamos viendo que la enfermedad remite, pero no significa que vaya a llegar a cero», ha admitido Aylward, que ha insistido en que es «muy, muy prematuro» cantar victoria por la reducción de casos en áreas muy determinadas.

Según Aylward, las proyecciones de la OMS son que para la primera semana de diciembre podría haber entre 5.000 y 10.000 nuevos casos a la semana. «Podría haber más, podría haber menos, pero estará en esa cantidad aproximada», ha precisado.

La OMS ha dicho repetidamente que los casos de ébola reales son superiores a los que se informan en los tres países. «Ajustamos los números de los que informamos», ha señalado el director general adjunto. Así, ha dicho, la OMS multiplica las cifras de Guinea por 1,5, las de Sierra Leona por 2 y las de Liberia por 2,5 para conseguir un panorama más ajustado.

Los datos publicados también podrían ser engañosos ya que el número de muertes conocidas es inferior a la mitad del número de casos, pero eso da una falsa impresión, según Aylward. La verdadera tasa de mortalidad está en torno al 70 por ciento, una cifra que es coherente con los tres países más afectados, ha añadido.