Partículas de virus ébola salen de una célula infectada
Partículas de virus ébola salen de una célula infectada - NIAID
enfermera española infectada

¿Cuál es el origen del virus ébola?

El primer brote apareció en 1976 en Sudán y República Democrática del Congo. Años antes, ya se había tenido contacto en Europa con un virus muy similar, el marburgo

Actualizado:

En el año 1967 un cargamento de chimpancés llegó a Europa desde Uganda. Su destino eran tres laboratorios de investigación europeos, dos en Alemania, en las ciudades de Fráncfort y de Marburgo, y otro en Belgrado, en la que por entonces era Yugoslavia, más allá del telón de acero. Los investigadores manipularon aquellos animales sin tomar precauciones especiales. Días después, varios de ellos comenzaron a experimentar fiebre alta, malestar y dolor de cabeza. Cuando pasó más tiempo, saltaron las alarmas al comprobarse que se trataba de una fiebre hemorrágica en la que se producían diarreas y vómitos con sangre.

Murieron siete personas y se infectaron un total de 31. Se puso en cuarentena a los investigadores y se consiguió contener el brote. Cuando pasó el tiempo, se comprobó que se trataba de un nuevo virus y se descubrió que pertenecía al mismo orden que el virus del sarampión. Le dieron el nombre de virus marburgo, y este se convirtió en el primer ejemplar de un peligroso grupo a los que llamaron Filovirus, por la forma alargada que presentaban.

Ya en el año 1976, un Filovirus muy similar al marburgo, apareció en las profundidades de Sudán y de la República Democrática del Congo (RDC). Parecía estar relacionado con los murciélagos de la fruta y se descubrió que también infectaba a los monos que vivían entre la vegetación. Le llamaron ébola, por el río del mismo nombre que estaba por las proximidades al origen del brote. Y aquel nuevo virus, mostró ser una de las creaciones más perversas de la naturaleza, pues era capaz de matar a casi nueve de cada diez personas a las que infectó en RDC y a cinco de cada diez en Sudán. En aquella ocasión, infectó a 602 personas y mató a 431. La historia demostraría que la humanidad no se enfrentaba ante el peor episodio de la fiebre del ébola.

Según la OMS, desde el descubrimiento del virus ébola en 1976 y hasta el año 2012 se han documentado en torno a 1.850 casos de fiebre hemorrágica del ébola, de los que más de 1.200 han sido mortales. Hasta ahora, los brotes habían aprecido en RDC, Sudán, Gabón, Sudáfrica y Uganda.

El brote más grave de la historia

Pero en el año 2013, el virus apareció por primera vez en la historia en África occidental. El trasiego incesante de la población, la aparición de la infección en zonas remotas y de difícil acceso, el desconocimiento de la población y la debilidad de los sistemas sanitarios, se conviertieron en el caldo de cultivo ideal para una epidemia que el CDC calificó como «sin precedentes» y que la ONG Médicos sin Fronteras consideró que estaba fuera de control.

A pesar de los esfuerzos de la OMS, tardíos en opinión de algunos, y de los países afectados, hasta el día 5 de octubre se han registrado 3.431 muertes y 7.470 infecciones. Tres países (Guinea Conakry, Liberia y Sierra Leona) sufren la mayor parte de las víctimas. Pero también hay enfermos en Nigeria (20 casos y 8 muertes), y uno en Senegal. Y por si fuera poco, apareció un nuevo brote de ébola en RDC, en el que de momento se han registrado 62 casos y 35 muertes. Mientras Estados Unidos y España hacen frente a los primeros casos en territorio patrio, en África aún no se ha logrado contener la dispersión de la enfermedad.