Según algunos investigadores, harían falta cientos de miles de dosis de este tratamiento contra el ébola (en la imagen, los filamentos rojos)
Según algunos investigadores, harían falta cientos de miles de dosis de este tratamiento contra el ébola (en la imagen, los filamentos rojos) - NIAID
epidemia en áfrica

¿Por qué está agotado el ZMapp, la posible cura para el virus ébola?

La investigación de este compuesto permitió producir pequeñas cantidades. Ahora son necesarios varios meses para poner a punto la fabricación a escala industrial

Actualizado:

La cuenta de muertes y de infectados por el vírus ébola sigue su imparable ascenso y ya supera las 2.600 muertes y los 5.500 casos. Después de que Sierra Leona decretase una cuarentena de tres días en todo el país y de que el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas se reuniera y reconociera que la epidemia es ya una amenaza para la seguridad y la estabilidad de África occidental, el misionero español Manuel García Viejo (69 años) fue repatriado a España este domingo. El hermano de la Orden Hospitalaria de San Juan de Dios dirigía el hospital de Lunsar, en Sierra Leona, donde se tratan a los contagiados con ébola. Pero el virus le infectó y puso fin a su lucha.

El equipo de médicos que le atiende en el Hospital Carlos III de Madrid ha explicado este lunes en una rueda de prensa que la situación del paciente es « grave» y que sufre una «profunda deshidratación y una afectación hepatorrenal marcada», lo que muestra que la enfermedad ya está en una etapa avanzada. Entre las opciones que se barajan, estaría la de administrarle el suero experimental Zmapp, que ya se ha usado con varios infectados europeos, incluyendo al misionero Miguel Pajares. Pero este posible remedio está agotado en todo el mundo.

«El ZMapp es el tratamiento que tiene más soporte experimental. Ha conseguido resultados muy esperanzadores en animales», ha explicado Rafael Delgado, virólogo especializado en virus ébola en el Hospital Universitario 12 de octubre de Madrid. Sin embargo, tal como dice, «hasta el momento la producción de este fármaco ha sido muy pequeña. Escalar la producción, para cientos de miles de personas, que serían las necesarias, llevará mucho tiempo. En el mejor de los casos, no antes de final de año».

Aunque las empresas productoras aseguran a través de un comunicado que la fabricación ya está en marcha por medio de un «sistema automatizado» que «disminuye los tiempos de producción, incrementa la calidad del anticuerpo y reduce los costes», en sus comparecencias aún no se han comprometido a dar un plazos.

Del experimento a la escala industrial

El motivo es la enorme complejidad del proceso. «Es necesario producir y purificar los anticuerpos a escala industrial y eliminar los contaminantes», explica Rafael Delgado. Es decir, ha de pasarse de un procedimiento experimental laborioso y costoso a uno a gran escala en el que se puedan producir grandes cantidades del tratamiento bajo unos estándares de calidad.

El proceso de producción de ZMapp consiste en la fabricación de un cóctel de tres anticuerpos capaces de acoplarse y bloquear al virus. Los anticuerpos son básicamente grandes proteínas (inmunoglobulinas) que tienen la capacidad de reconocer a ciertas moléculas y unirse a ellas. Se unen a partículas con las que «encajan», pero no con otras, al estilo de las piezas de un Lego.

Para ello, se inyectó en plantas similares al tabaco y a través de bacterias, unos genes modificados de ratón. Estos tenían la información para producir anticuerpos capaces de reconocer al ébola y al mismo tiempo de pasar por humanos.

La investigación y la producción industrial ha sido llevada a cabo por las compañías Mapp Biopharmaceutical y Defyrus, entre otras, y bajo la supervisión del gobierno de Estados Unidos. El tratamiento ya ha mostrado ser efectivo en macaco rhesus y ha sido aplicado en misioneros estadounidenses y europeos que han sobrevivido a la enfermedad.