La vista cansada es un problema visual que sufre la mayoría de la población española
La vista cansada es un problema visual que sufre la mayoría de la población española - abc

Las señales de alarma de la vista cansada

Los oftalmólogos advierten de que se trata de un problema consustancial a la edad, pero tiene solución

Actualizado:

Llegan los 40 y uno comienza a ver borroso las revistas, los periódicos, los libros e incluso los manuales de instrucciones. La presbicia deja con vista cansada, en la actualidad, al 81% de la población española de más de 45 años, cifra que asciende al 98% en los mayores de 65 años, un total de 17 millones de personas en nuestro país.

«La vista cansada puede aparecer prácticamente en el cien por cien de la población, es como las canas, la alopecia o las arrugas», afirma Carlos Veiga de la Jara, Jefe de Servicio de Oftalmología del Hospital Sanitas la Moraleja.

Pero, ¿cuándo sabes que empiezas a tener vista cansada? Para el doctor Veiga, «el principal síntoma es la necesidad de alejamiento de la fuente de lectura, ya que no podemos ver con claridad (enfoque)». Pero no es la única señal de comienzo de la presbicia en las personas.

«Otros síntomas son: dificultad para la lectura en ambientes poco iluminados ( los pacientes dicen: por la mañana o con mucha luz , no tengo problemas para leer) y cansancio visual (astenopia) o cefaleas frontales al final de jornadas donde estamos mirando constantemente de cerca o media distancia el ordenador», añade el doctor Veiga.

La vista cansada se ha convertido en una de las patologías oftalmológicas más comunes y lleva un camino de crecimiento. Según los estudios, dentro de 10 años, más de la mitad de los españoles padecerán este problema, debido a un incremento de la esperanza de vida y al progresivo envejecimiento de la población.

Los oftalmólogos alertan de que la presbicia es un problema que no se puede prevenir, ya que es inexorable y va íntimamente relacionado con la edad, que hace que el lente del ojo pierda su flexibilidad. Es por esto que la edad más común de aparición de esta patología es ya bien entrados los años, en torno a los 40 y 45 años, «siendo estos últimos determinantes», según Veiga ya que «es cumplir 45 años y como un" reloj biológico" comienzan las dificultades».

Veiga cree que «este defecto refractivo también permite ver bien de cerca sin gafas durante algún tiempo más allá de los 45 años a pacientes miopes leves-moderados que no utilizan gafas de lejos».

Por tanto, la edad trae consigo esa vista cansada muchas veces molesta pero que puede ser llevadera. Los expertos en oftalmología recomiendan para su tratamiento dos terapias innovadoras: entre los 40 y 50 años, la utilización de un láser en casos seleccionados (por ejemplo miopías y a partir de los 50, cirugía de cristalino claro y lentes intraoculares multifocales.

Pero, si lo que usted quiere es olvidarse de operaciones y que esa vista cansada no sea un quebradero de cabeza, debe hacer uso de gafas como una de las formas más comunes de corregirla en aras de sufrir patología más graves. Eso sí, tenga cuidado con la correcta elección de esos utilitarios: «Las gafas de confianza siempre están en las ópticas y aconsejadas por los profesionales que allí trabajan», afirma el doctor Veiga.