Deforestación en Brasil en el Parque Nacional de Itaituba, en el Estado de Pará
Deforestación en Brasil en el Parque Nacional de Itaituba, en el Estado de Pará - reuters
medio ambiente

Desarticulada en Brasil la mayor red deforestadora de la Amazonia

Los detenidos están acusados de invadir terrenos públicos, robo, fraude fiscal, delitos ambientales y blanqueo de dinero por valor de 170 millones de euros

Actualizado:

Las autoridades medioambientales y policiales brasileñas han desarticulado esta semana una importante red criminal, considerada la principal deforestadora de la Amazonía, que sería responsable por daños contra la naturaleza, equivalentes a casi 170 millones de euros. La llamada Operación Castinheira, debe detener a por lo menos 40 personas, acusadas de invadir tierras públicas y revenderlas a hacendados en la ciudad de Novo Progresso, en la región suroeste del estado de Pará.

La operación realizada en conjunto por el Instituto Brasileño de Medio Ambiente y Recursos Naturales Renovables ( Ibama), la Policía Federal y la fiscalía, adoptó el nombre Castinheira en homenaje a un árbol protegido de la Amazonía, en el que nacen las castañas más famosas de Brasil, que es abundante en el área. Entre las áreas invadidas y devastadas por el grupo se destaca la Floresta Nacional del Jamanxim, una reserva ambiental en Novo Progresso

Muy sofisticada

Según el fiscal de la República, Daniel Azeredo, que participa de la operación, la sofisticación de la red la convierte en la mayor ya identificada en los últimos años en deforestación de la Amazonia. «Es un crimen ambiental que envolvió blanqueo de mucho dinero, corrupción y falsificación de documentos», señaló.

El director de Protección Ambiental del Ibama, Luciano de Meneses Evaristo, también se refirió al grupo como el que «más deforestó la Amazonia en todos los tiempos». Azeredo, a su vez, informó que este sería el primer caso de crimen ambiental en que la investigación también se enfocó en el aspecto financiero de los involucrados.

11 áreas estaban siendo preparadas para la especulación

El comisario de la Policía Federal en Pará, Raimundo Benassuly, explicó que la operación comenzó hace un año. «Hicimos una interceptación telefónica que reveló la forma de acción del bando. Era un crimen organizado con alta ganancia. Identificamos 11 áreas deforestadas que eran preparadas para especulación inmobiliaria de terrenos. Ellos quemaban el área, plantaban pasto, y preparaban los terrenos para el plantío de soja», detalló el comisario. Los terrenos eran vendidos para empresarios del sur y sureste del país por sumas equivalentes a 3 millones de euros.

El Ibama informó, que seis presos, cinco hombres y una mujer, fueron transferidos el miércoles a cárceles de Belém, capital de Pará, en aviones de la Fuerza Aérea. El grupo estaría formado por grandes empresarios de la región.

Penas de hasta 50 años de cárcel

Los detenidos son acusados por invadir terrenos públicos, robo, fraude fiscal, delitos ambientales, falsificación de documentos, conspiración y blanqueo de dinero. Según el Ibama, la Policía también está realizando diligencias en los Estados de São Paulo, Paraná y Mato Grosso, donde serán realizadas el resto de las prisiones.

La operación contó con la participación de 96 policías federales y 19 fiscales del Ibama, e incluyó más de una veintena de órdenes de arresto, más de diez prisiones preventivas y otras temporales. Según el Ibama, pueden ser condenados a penas de cárcel de más de 50 años.

La industria agropecuaria es responsable por 40% del PIB de Brasil y es una de las que más empleo genera. Pero al mismo tiempo, es una de las que más deforesta y presiona por nuevos terrenos en la Amazonía para pasto de ganado y plantación de soja, ramos de producción que lidera en el mundo.