Las madres de los estudiantes que se ahogaron en el naufragio del barco Sewol piden la ayuda del Papa Francisco
Las madres de los estudiantes que se ahogaron en el naufragio del barco Sewol piden la ayuda del Papa Francisco - PABLO M. DÍEZ

Las familias del barco Sewol piden ayuda al Papa para aclarar el naufragio

Unos 300 pasajeros, la mayoría estudiantes de un instituto, perecieron en el naufragio, plagado de negligencias y corruptelas

Actualizado:

Perdieron a sus hijos hace cuatro meses y aún siguen reclamando justicia. Aprovechando la visita del Papa Francisco a Corea del Sur, las familias de las víctimas en el naufragio del barco Sewolse han concentrado en el bulevar que desemboca en el palacio real de Seúl, el mismo lugar donde el Pontífice beatificará a 124 mártires este sábado. De los 300 pasajeros que perecieron al hundirse dicha embarcación el pasado 16 de abril, 250 eran alumnos del instituto Danwon, en la ciudad de Ansan, que iban en un viaje de estudios a la popular isla turística de Jeju.

«Pedimos ayuda al Papa para descubrir la verdad sobre el naufragio del Sewol», reclama a ABC Kim Sungsil, que perdió a su hijastro de 18 años, Dong-hyuk, en esta auténtica tragedia nacional. A la magnitud del desastre, impropio de un país moderno y desarrollado como Corea del Sur, se han sumado el abandono del barco por parte del capitán, que no ordenó su evacuación y ordenó a los pasajeros quedarse en sus camarotes, la lenta actuación de los equipos de salvamento y la deficiente respuesta del Gobierno.

«Jamás imaginé que algo así podría ocurrir en Corea del Sur», se lamenta la mujer, aún conmovida por el último mensaje de su hijastro: «Mamá, te quiero, te quiero, te quiero. Papá, hermanita, estoy tan preocupado. No vengas en un viaje escolar».

Para consolarles en su pena infinita, el Papa ha recibido a un grupo de familiares de las víctimas este viernes en el Estadio de Daejeon, donde ha oficiado una misa multitudinaria con motivo de la festividad de la Asunción de María, que coincide además con el Día Nacional de Corea del Sur al conmemorarse su liberación tras la derrota de Japón en la Segunda Guerra Mundial.

Las familias exigen formar parte de una comisión parlamentaria que investigue las numerosas irregularidades que desembocaron en este desastre, ya que el barco Sewol zarpó bajo una espesa niebla y se hundió porque su carga, que rebasaba su límite, se desniveló y le hizo volcar.