Numerosas personas realizan sus compras en Oxford Street
Numerosas personas realizan sus compras en Oxford Street - REUTERS

Londres, la ciudad más contaminada del planeta gracias a Oxford Street

La concentración de dióxido de nitrógeno en esta arteria de la capital inglesa supera los límites marcados por la Unión Europea

Actualizado:

Oxford Street no es solo una de las principales calles de Londres en las que abundan los comercios y los restaurantes. Ahora, su fama se ve aumentada y en el aspecto más negativo: es la zona del mundo en la que se concentra la mayor cantidad de dióxido de nitrógeno debido al tráfico.

Los óxidos de nitrógeno abundan en esta zona debido a la gran cantidad de vehículos que circulan a diario en una de las principales arterias de la capital inglesa, tal y como se desprende de una investigación realizada por un grupo de científicos bajo la dirección de David Carslaw, del King's College London.

«Es la cifra más alta del mundo», ha asegurado Carslaw. Sin embargo, el alcalde, Boris Johnson, no cree que Londres esté por encima de ciudades como Hong Kong, Río de Janeiro, Moscú o Nueva York en lo que a contaminación se refiere. Tal es la situación que uno de los portavoces del alcalde ha asegurado que las cifras son «engañosas».

Sin embargo, la investigación asegura que en Oxford Street se concentran 463 microgramos por metro cúbico, muy por encima de lo que dicta la Unión Europea.

Según la Directiva 1999/30/CE del Consejo, de 22 de abril de 1999, relativa a los valores límite de dióxido de azufre, dióxido de nitrógeno y óxidos de nitrógeno, partículas y plomo en el aire ambiente, «el umbral de alerta del dióxido de nitrógeno se sitúa en 400 en µg/m3 registrados durante tres horas consecutivas en lugares representativos de la calidad del aire en una área de como mínimo 100 km2 o en una zona o aglomeración entera, tomando la superficie que sea menor».

Los efectos del dióxido de nitrógeno en la salud de las personas son muy nocivos. Desde problemas en los pulmones, garganta, tos, cansancio o náuseas a ataques de asma y de corazón.