Papa Francisco: «En la Iglesia nadie va por libre»
El Papa Francisco durante la audiencia de este miércoles - afp

Papa Francisco: «En la Iglesia nadie va por libre»

«Recuerdo siempre el rostro de la monja que me enseñó el catecismo», rememora el Pontífice durante la audiencia general

Actualizado:

En su última audiencia general antes de la pausa del mes de julio, el Papa Francisco subrayó que «la Iglesia somos un pueblo. En la Iglesia nadie va por libre. No existe el ‘hazlo tú mismo’. ¡Cuántas veces el Papa Benedicto ha descrito la Iglesia como un ‘nosotros’ eclesial!». El Santo Padre repite con frecuencia que «los cristianos somos libres», pero evitando los individualismos y sabiéndose parte del «pueblo santo de Dios».

El Papa dedicó un saludo especial al medio millar de madrileños que han peregrinado a Roma durante estos días con motivo de la clausura de «Misión Madrid». Al final de la audiencia, el cardenal Antonio María Rouco Varela le saludó en nombre de todos y le regaló una fotografía conmemorativa.

Ante unos cincuenta mil peregrinos, el Papa exhortó a vivir el «agradecimiento a todos los que nos han precedido en la fe», y añadió un elemento personal: «Recuerdo siempre el rostro de la monja que me enseñó el catecismo, y que ahora estará en el cielo».

El encuentro con los fieles en esta última audiencia fue más breve de lo habitual. Después de haber dedicado media hora a saludar a los enfermos en el Aula Pablo, donde estaban a salvo del molesto calor húmedo, el Santo Padre acortó el recorrido en «papamóvil» por la plaza de San Pedro en vista de la amenaza de lluvia, que llego a caer en algunos momentos. Pronunció, en cambio entero su breve discurso sobre la Iglesia, el tema de la catequesis que reanudará el 6 de agosto.

El Santo Padre pidió a los fieles de la plaza de San Pedro que rezasen por los enfermos que seguían la audiencia en video desde el Aula Pablo VI.

Últimamente está dedicando todavía más atención a los enfermos, y el próximo sábado por la tarde irá al Policlínico Gemelli para mantener encuentros con los profesores, los médicos y los enfermos. Será la visita de un Papa sano a un lugar muy asociado con Juan Pablo II, internado en ese hospital en numerosas ocasiones desde el atentado del 13 de mayo de 1981.