El Papa Francisco: «Torturar a la gente es un pecado mortal, ¡un pecado muy grave!»
El Papa Francisco, durante el rezo del Ángelus - EFE

El Papa Francisco: «Torturar a la gente es un pecado mortal, ¡un pecado muy grave!»

El Santo Padre apoya la Jornada de Naciones Unidas por las víctimas el 26 de junio

JUAN VICENTE BOO
Actualizado:

El Papa Francisco clama contra todos los abusos y no permite la indiferencia. Después de su vigorosa excomunión de los mafiosos, pronunciada el sábado desde la región meridional italiana de Calabria, el Santo Padre dio su apoyo el domingo a la Jornada de Naciones Unidas por las víctimas de la tortura, que se celebra este jueves 26 de junio. Durante el rezo del Ángelus, el Papa reiteró «la firme condena de toda forma de tortura, e invito a los cristianos a esforzarse por colaborar a su abolición, y a sostener a las víctimas y a sus familiares».

A continuación, en tono muy severo, añadió: «Torturar a la gente es un pecado mortal, ¡un pecado muy grave!». Igual que el sábado había quitado la máscara de cristiana a la mafia calabresa, el Papa deja muy claro que tampoco es cristiano practicar «cualquier forma de tortura» de los secuestrados, los detenidos o los prisioneros, como hacen tristemente incluso algunos grandes países democráticos.

Hace un par de semanas, la visita al Vaticano del primado de la Iglesia anglicana, Justin Welby, sirvió para sellar la batalla conjunta de las dos confesiones cristianas contra el tráfico de seres humanos y el trabajo esclavo, al que viven sometidas decenas de millones de personas. Es algo que sucede ante los ojos de todos, pero el Papa no está dispuesto a mirar hacia otro lado. No acepta la «globalización de la indiferencia». Quiere globalizar la solidaridad.