La reserva marina contará con dos millones de kilómetros cuadrados protegidos
La reserva marina contará con dos millones de kilómetros cuadrados protegidos - abc

Así será la mayor reserva marina del mundo

El presidente de EE.UU. apuesta por una gran expansión del santuario marino en un grupo de islas y atolones en el Pacífico

Actualizado:

Con más de dos millones de kilómetros cuadrados, un grupo de atolones e islas en las aguas territoriales del Pacífico se convertirán en la mayor reserva marina del mundo. La propuesta de Barack Obama no tiene parangón: expandirá el área protegida del Monumento Nacional Marina de las Islas Remotas del Pacífico hasta convertirlo en el mayor santuario marino del mundo. Esta reserva oceánica fue creada por su antecesor en el cargo, George W. Bush, que ostenta el récord en creación de monumentos marinos en EE.UU., con cuatro reservas.

El que afecta al plan de Obama cuenta en la actualidad con un área protegida de algo más de 225.000 kilómetros cuadrados, que, según aseguraron funcionarios de la Casa Blanca a ‘The Washington Post’, se multiplicará casi por diez, hasta llegar algo por encima de los 2 millones de kilómetros cuadrados. Esta decisión duplicará la superficie de océano protegido en todo el mundo. Un comunicado de la Casa Blanca apuntó a que se tendría en cuenta lo opinión de científicos, legisladores y pescadores antes de “tomar decisiones sobre el alcance geográfico”, del futuro santuario marino.

La expansión afectará a siete islas y un atolón bajo soberanía estadounidense, y la protección se extendería hasta 200 millas (320 kilómetros) de la costa. Obama toma esta medida apoyado en sus poderes ejecutivos. En su anuncio del plan, emitido durante una conferencia sobre océanos organizada por el Departamento de Estado, Obama dijo que va a usar su “autoridad como presidente para proteger algunos de nuestros paisajes marinos más preciados, de la misma forma que lo hacemos con montañas, ríos y bosques”.

La Casa Blanca aseguró que los arrecifes de coral y otros hábitats tropicales de la zona son entornos “inmaculados”, pero también están “entre los ecosistemas marinos más vulnerables antes los impactos del cambio climático y la acidificación de los océanos”.

Presión de los grupos ecologistas

Después del periodo de consulta, se espera que la propuesta se apruebe este mismo año. Hasta el momento, el presidente de EE.UU. había usado sus poderes ejecutivos para crear once áreas protegidas, siempre en tierra. La presión de los grupos ecologistas y el empuje de miembros de la Casa Blanca, como el secretario de Estado John Kerry y el asesor John Podesta, han conseguido que la protección se amplíe a territorios oceánicos.

Las decisiones de Obama sobre zonas terrestres habían encontrado la oposición de grupos económicos. En el caso del santuario marino, se trata de una zona sin apenas población ni actividad económica. La única industria relevante es la de la pesca de atún. En los caladeros afectados por la propuesta se captura el 3% del atún que se consume en EE.UU. Habrá que ver qué decisión toma Obama sobre la pesca deportiva, que fue permitida en la creación del santuario marino aprobado por Bush. Por su parte, Podesta aseguró que el periodo de consultas servirá para que los Departamentos de Comercio e Interior de EE.UU. “evalúen a fondo la actividad comercial en la zona” y se modifique el plan si es necesario.

No hay duda de que los republicanos plantarán batalla a la propuesta de Obama. Sobre todo, porque consideran que puede ser un abuso de los poderes presidenciales. “Es otro ejemplo de su presidencia imperialista”, dijo a ‘The Washington Post’ el republicano Doc Hastings, que preside el Comité de Recursos Naturales de la Cámara de Representantes. “Si hay que establecer santuarios marinos, eso debería hacerse a través del Congreso”. Hastings también se refirió a su impacto en la industria del atún: “Probablemente la flota atunera de EE.UU. será todavía menos viable, lo que significa que en un futuro cercano todo el atún de América lo capturarán buques extranjeros”.

La propuesta de Obama también incluye una propuesta para que las agencias federales combatan la pesca ilegal y el fraude en el comercio de pescado. Según las estimaciones de la Casa Blanca, el 20% del pescado capturado en el océano es ilegal. El año pasado, la organización medioambiental Oceana reveló que el 87% del pescado que se vende como ‘pargo’ pertenece en realidad a otras 28 especies de peces.