Universitarios rechazan sustituir las becas por préstamos y piden diálogo con Educación
Estudiantes realizan la prueba de selectividad en Córdoba - MIGUEL ANGEL

Universitarios rechazan sustituir las becas por préstamos y piden diálogo con Educación

Teme que el debate abierto sobre el ministerio sea la antesala para rebajar la financiación pública para los estudios

Actualizado:

Los estudiantes de las universidades públicas han rechazado este martes que las becas puedan evolucionar hacia un sistema de préstamos y han reclamado al Ministerio de Educación una política universitaria basada en el diálogo y el consenso.

El presidente de la Coordinadora de Representantes de Estudiantes de Universidades Públicas (Creup), Luis Cereijo, ha respondido así a la secretaria de Estado de Educación, Montserrat Gomendio, que el pasado viernes, en un desayuno informativo, planteó el debate de si debería mantenerse el sistema actual de becas o si se debería «evolucionar a un sistema de préstamos».

Posteriormente el ministerio negó que se plantee un cambio de estas características, pero Cereijo ha señalado en rueda de prensa que temen que dicha propuesta «no sea un globo sonda» y, posteriormente, Educación tome medidas en la línea de rebajar la financiación pública y traslade los costes al alumnado y las familias, «perjudicando a quien menos tiene».

«El ministerio improvisa y no tiene una estrategia sobre el modelo universitario», según el presidente de la Creup, organismo que representa a 800.000 alumnos de 23 universidades públicas (hay 82 universidades, 50 públicas y 32 privadas).

«Si el verdadero interés es no tener tabúes, ¿por qué plantea los debates en los medios de comunicación y no en los cauces establecidos para ello?», se ha preguntado Cereijo, que ha asegurado que desde hace un año el departamento que dirige José Ignacio Wert no ha convocado al Consejo de Estudiantes Universitario del Estado (Ceune).

«Las Administraciones públicas deben garantizar el derecho a la educación universitaria» y eso solamente se puede hacer a través de una política de becas, ha recalcado.

«Rechazamos de plano la propuesta» hecha por Gomendio, que crea «incertidumbre» entre los alumnos y sus familias y, según Cereijo, por cuanto se entiende que ellas serían las que se endeudarían por algo que es «obligación» de las Administraciones públicas.

El presidente de la Creup ha calificado como «falta de respeto hacia el alumnado» el que los debates no se planteen en «los cauces adecuados» y, además, ha insistido en criticar que el Ministerio no haya convocado a los estudiantes antes de que el pasado viernes el Consejo de Ministros aprobara el real decreto sobre becas y ayudas al estudio en el curso 2014-2015.

Dicho decreto «no ha pasado aún» por el pleno del Ceune ni se nos ha informado sobre él para poder transmitir nuestra opinión como «representantes legítimos» de muchos universitarios, ha afirmado.

Cereijo ha explicado que la postura de la Creup es también la de la « European Students Union» (ESU), a la que pertenecen, y que está en contra de cualquier sistema que suponga «una deuda para el estudiante».

Negación del diálogo

Creup ha informado a nivel europeo de la «inexistencia de diálogo» en la política universitaria española y, por ello, el pasado mayo presentó una resolución de condena por «la actitud impositiva y negación al diálogo» del Gobierno que fue aprobada por unanimidad en la Asamblea General de la ESU, ha aseverado.

Cereijo ha dicho que remitirán a los parlamentarios europeos la citada resolución, en la que también se critica «los ataques» del Ejecutivo a la igualdad de oportunidades en la Universidad y se apuesta por una «participación imprescindible del alumnado» en la política educativa.

Por otra parte, Cereijo ha rechazado que los grados puedan pasar de durar cuatro años más uno de máster a tres años más dos de máster porque ello encarecería las titulaciones (los estudios de máster son más caros) y crearía problemas de homologación.

Asimismo, ha comentado que el sistema de becas puesto en marcha el curso que acaba, que ha incluido una parte fija y otra variable de ayudas, «ha fracasado» porque, según Cereijo, «se ha pagado tarde, mal y menos».