Roberta Firstenberg ha encontrado en la realidad virtual su vía de escape del cáncer - youtube

Una abuela con cáncer terminal vuelve a «caminar» gracias a la realidad virtual

Su nieta escribió una emotiva carta contando su caso, y una empresa le envió el dispositivo que necesitaba

Actualizado:

Los antifaces de realidad virtual son uno de los accesorios que más han calado entre los aficionados a los videojuegos. Estas «gafas» les permiten zambullirse por completo en su experiencia a la vez que les aislan de la realidad. Todo lo contrario a lo que le sucede a Roberta Firstenberg, una anciana que ha encontrado en la realidad virtual su vía de escape hacia el mundo que existe de las puertas de su casa para fuera. Roberta padece un cáncer terminal que le impide salir a la calle, pero gracias a la tecnología puede «darse paseos» por la Toscana italiana.

La idea la tuvo una de sus nietas. Que su abuela pudiera volver a «caminar» sólo dependía de conseguir un antifaz de realidad virtual. Priscilla, como así se llama, conoce muy bien la industria porque trabaja diseñando videojuegos. Por eso se decidió a escribir a Oculus, una empresa dedicada a la comercialización de estos aparatos. «Sentimos de corazón lo que le sucede a tu abuela, y empatizamos totalmente con tu caso», fue la respuesta de Kevin Crawford, responsable de atención al cliente de Oculus. Ese mismo día le enviaron unas gafas de realidad virtual Rift VR.

Con ellas, Roberta puede cazar mariposas – su animal favorito– bajo el magnífico sol de Italia en una de las demos. Sin embargo, reconoce que lo que más le gusta es poder subir y bajar escaleras de nuevo, aunque sea de manera virtual. «Creo que damos un montón de cosas por sentado», afirma Priscilla, a la que la respuesta de Crawford casi le hace llorar. Cuando llegó el casco de Oculus, a la anciana le habían dado dos meses más de vida, pero desde que interactúa con la realidad virtual su diagnóstico ha mejorado.

«¿Qué puedo decir? Gracias. Es hermoso. No puedo creer que se vea tan bien. Puedes ver las gaviotas y todo a tu alrededor. No puedo creerlo. Es como entrar en una burbuja de nueva vida. Esto es fantástico. Me encanta», dice Roberta sobre el dispositivo Oculus Rift VR.