El Supremo vincula la pensión compensatoria al tiempo dedicado a la familia
La sentencia del Supremo señala que la mujer se dedicó veintiún años en exclusiva al cuidado de sus tres hijos - FOTOLIA
SENTENCIA

El Supremo vincula la pensión compensatoria al tiempo dedicado a la familia

La sentencia establece que hay que compensar con dinero el periodo en el que no se ha podido cotizar

NATI VILLANUEVA
Actualizado:

El Tribunal Supremo asegura que cuando se fije una pensión compensatoria hay que valorar con carácter general el tiempo que una madre ha dedicado a los hijos de la pareja y que ha impedido o dificultado su incorporación al mercado laboral.

Así lo asegura en una sentencia en la que revoca el fallo de la audiencia provincial, que había negado a una mujer la percepción de esta pensión al considerar que no había «desequilibrio» en el matrimonio y que la compensatoria «no es un mecanismo dador de cualidades profesionales que no se tienen».

La recurrente en cuestión se casó, y se ocupó durante 21 años de sus tres hijos en exclusiva. Después trabajó en periodos cortos en limpieza y geriátricos, y se divorció tras 38 años de matrimonio. Ahora está jubilada con una pensión y tiene una discapacidad reconocida del 15%.

En la resolución, de la que ha sido ponente el magistrado Francisco ja Javier Arroyo, el Alto Tribunal señala que «ese prolongado lapso de dedicación a la familia es el que determina que la pensión cotizada sea inferior, lo que exige la oportuna compensación».

«No es previsible que mejore su situación»

Para los magistrados, esa dedicación provoca un desequilibrio entre la situación económica de uno y otro de los cónyuges, sobre todo porque debido a la discapacidad y edad de ella, «no es previsible que pueda mejorar su situación».

La Sala señala que la sentencia recurrida infringe el artículo 97 del Código Civil, cuando asegura que la pensión de esta mujer «es la justa y acoplada a sus actitudes y aptitudes». Igualmente es rechazable , dice el Supremo, el argumento de que la pensión compensatoria «no es un mecanismo dador de cualidades profesionales que no se tienen».