«El periodista ya no puede limitarse a buscar historias y contarlas»
Bárbara Yuste, co-autora de «Emprender en Periodismo» - OSCAR DEL POZO

«El periodista ya no puede limitarse a buscar historias y contarlas»

Bárbara Yuste, co-autora del libro «Emprender en Periodismo» junto a Marga Cabrera, analiza la situación del sector y detalla los nuevos horizontes para los profesionales de la comunicación

Actualizado:

El Informe Anual de la Profesión Periodística 2013, elaborado por la Asociación de la Prensa de Madrid, arrojaba en su última edición datos ciertamente demoledores. Desde el año 2008 hasta la fecha de publicación del estudio —diciembre del pasado año— un total de 11.518 periodistas habían perdido su empleo al tiempo que 284 medios habían dejado de informar. El análisis de la APM, muestra numérica de la delicada situación que la profesión afronta hoy en día presentaba, no en vano, conclusiones esperanzadoras, como el hecho de que no pocos de los profesionales que perdieron su trabajo en los últimos años han logrado reinventarse. El resultado, nuevas plataformas de información muy distintas de los medios tradicionales y que son hoy la viva muestra de que el emprendimiento es también cosa de periodistas.

De la situación actual de la profesión así como de las oportunidades que, pese a la coyuntura económica, se presentan hoy para los profesionales de la información hablan Bárbara Yuste y Marga Cabrera en «Emprender en Periodismo», un completo manual en el que ambas expertas trazan el perfil del denominado «nuevo periodista» y detallan el amplio catálogo de alternativas con las que los profesionales «juegan» hoy a la hora de acceder al mercado laboral. Bárbara Yuste, periodista y profesora en la Universidad Carlos III de Madrid y la Universidad Camilo José Cela, conversa con ABC sobre ese mundo de posibilidades y aprovecha para dar un aviso a navegantes: la vida no acaba tras el despido.

— Desgraciadamente, nuestra profesión atesora uno de los índices más elevados de desempleo y no son pocos los profesionales que están perdiendo sus trabajos. ¿Qué cree que es lo primero en que un periodista debería pensar tras ser despedido?

Lo primero que debería pensar es que no se acaba la vida y, después, lejos de lamentarse por lo que ha ocurrido, debería tratar de asumir rápidamente los cambios que ha sufrido la profesión en los últimos años como consecuencia de la llegada del entorno digital y de las muchas herramientas que éste nos ha puesto a nuestra disposición. Pero, además de todo esto, debería pensar que existen otras alternativas profesionales y una de ellas es la de emprender, la de montar un proyecto periodístico propio.

«No todo el mundo está preparado para emprender» — Entonces, ¿es una buena salida el emprendimiento para los periodistas?

Depende de los objetivos y de la experiencia de cada uno. Lo que creo es que nadie se puede limitar a una sola opción. Hay otras salidas interesantes y una de ellas, por supuesto, es la de emprender un proyecto periodístico propio, que no tiene por qué ser un medio, puede ser una agencia de comunicación, una agencia de contenidos.... No todo el mundo está preparado para emprender, ni tiene la capacidad de hacerlo porque exige mucho sacrificio.

— La comunicación es un sector que exige al profesional trabajar bien la denominada «marca personal», tan necesaria hoy en día...

En mi opinión, la marca personal es hoy un aspecto fundamental. El periodista no puede limitarse a buscar historias y a contarlas, sino que debe ser capaz de construir su identidad digital a través de diferentes canales, entre ellos, las redes sociales. Y esa identidad digital se construye con mucho esfuerzo y trabajo y aportando valor a la comunidad, a los usuarios que cada vez son más exigentes a la hora de buscar información. Los profesionales deben crear esa identidad digital al margen del medio o la empresa para la que trabajen.

— ¿Podría trazar un perfil del denominado «nuevo periodista»?

El perfil del nuevo periodista es, ante todo, flexible y versátil. Debe asumir que ha de estar abierto a los constantes cambios a los que la profesión se está sometiendo con las tecnologías digitales e internet y con la nueva forma de consumir información de los usuarios / lectores. El nuevo periodista debe, además, conocer y manejar todas las herramientas que el entorno digital ha puesto a su disposición, siendo consciente de que éstas van a ir evolucionando a la velocidad que lo hace el propio escenario de internet.

— Precisamente en este sentido se habla hoy del denominado «periodismo de datos» como gran alternativa para los profesionales

El periodismo de datos es una de las tendencias que se está consolidando en los últimos tiempos. Creo que el periodista debe conocer algunas de las herramientas que se utilizan para trabajar con grandes cantidades de datos y ser capaz de contar historias a través de la visualización de los mismos. Conocer las técnicas básicas para tratar los datos y generar visualizaciones es un añadido que puede abrir bastantes puertas.

— Tal y como están las cosas y a pesar de ese mundo de posibilidades que, junto a Marga Cabrera, analiza en el libro, ¿recomendaría a los jóvenes optar por la carrera de Periodismo?

Se lo recomendaría si es su vocación, pero advirtiéndoles de que no es suficiente estudiar Periodismo para ejercer esta profesión.

«La figura del periodista encaja en muchos perfiles» — ¿Cuáles son algunas de las salidas profesionales que tiene hoy el sector?

Más allá de las salidas habituales de trabajar en un medio, ya sea propio o ajeno, hay muchos perfiles profesionales en los que la figura del periodista encaja, como es el caso del periodista que genera contenidos de marca o a medida para determinados clientes, y que se denomina «periodismo de marca», traducción del «brand journalism».Otras posibilidades están relacionadas con el social media, como es el gestor de comunidades o «community manager» o también el «content curator» (gestor de contenidos).

— En el libro hablan del periodismo hiperlocal como una gran oportunidad para los profesionales

Sí, es otra de las posibilidades que se le brindan al profesional en estos momentos. La información hiperlocal puede ser un camino para emprender, porque -creo- que cada vez más los ciudadanos demandan este tipo de contenido, más cercano a sus intereses y a sus problemas. Lo social, lo móvil y lo local son tres ingredientes que ha de incorporar la información del hoy y del mañana.

— Supongamos que decidimos emprender en periodismo. ¿Qué es lo primero que deberemos hacer?

Lo primero es tener mucha ilusión y voluntad para poder afrontar un proyecto periodístico propio. Y segundo evaluar qué nicho / hueco existe en el sector y que nadie ha atacado. Creo que es imprescindible la diferenciación. Ha de tener claro que lo que emprenda proceda de una idea novedosa, distinta a lo que ya está en marcha, pues si no va a resultarle difícil mantenerlo a flote. Hay muchas propuestas en el mercado y, si no aporta algo diferente, le va a costar mucho sacar la cabeza.

— ¿Qué alternativas tenemos para conseguir financiación a nuestros proyectos?

Hay muchas opciones. Desde utilizar tus ahorros y no ponerte en manos de inversores, como han hecho algunos de los medios de los que hablamos en el libro, hasta buscar socios que paguen por tu idea pasando por fórmulas como el crowdfunding o las contribuciones de los socios. Como, hoy por hoy, no existe ningún sistema que se haya erigido en el mejor posible, creo que la opción más sensata es realizar un "mix" de todas ellas, incorporando otras como la venta de contenidos, los micropagos o las suscripciones más tradicionales.

— ¿Cuáles considera deben ser las claves para que un medio alcance el éxito?

No tengo las claves del éxito de un medio, pero entiendo que entre ellas deben figurar la de ofrecer un contenido de calidad, diferente y que aporte valor añadido a los lectores. Considero que también puede ser interesante contar con la participación más directa de éstos, no solo en el planteamiento de los temas y en la opinión que puedan dar, sino a la hora de tomar decisiones que tengan que ver con la marcha y evolución del propio medio.

— A la hora de emprender... ¿mejor solo o trabajar en equipo?

Las dos posibilidades pueden resultar acertadas. Dependerá mucho del tipo de proyecto que se vaya a emprender así como de los objetivos que se persigan. No creo que haya una norma general.