Cataluña y Andalucía, las que más recortan en gasto sanitario desde 2008
sanidad

Cataluña y Andalucía, las que más recortan en gasto sanitario desde 2008

El presupuesto total de las autonomías para Sanidad se ha reducido en 3.300 millones, el 68% por esas dos comunidades

Actualizado:

Desde el año 2008, el presupuesto que en su conjunto dedican las comunidades autónomas a Sanidad se ha reducido en 3.334 millones de euros. Y el recorte se ha concentrado mayoritariamente en Andalucía y Cataluña. Tanto en cifra absoluta como en porcentaje, según los datos presupuestarios oficiales recopilados por ABC. De esos 3.334 millones, algo más de mil los ha recortado la Generalitat, y 1.264 millones la Junta andaluza. La primera ha reducido su gasto sanitario un 12,4 por ciento; la segunda, un 15,3 por ciento.

En términos porcentuales, la única que las ha superado ha sido Extremadura, con un recorte del 19 por ciento desde 2008. Pero en la práctica, está en mejor posición que Cataluña y Andalucía, porque Extremadura supera a ambas en gasto sanitario per cápita.

Este 2014, cuando la mayoría de las autonomías han dejado atrás los recortes en el presupuesto de Sanidad, la Generalitat le da una vuelta de tuerca más. Once de las diecisiete comunidades empiezan a remontar y han aumentado respecto a 2013 sus fondos para servicios sanitarios. Cataluña, sin embargo, mete de nuevo la tijera y lidera los recortes en Sanidad: la deja con un 5,7 por ciento menos de dinero que el año pasado, en el que se manejó con el presupuesto prorrogado de 2012. En Andalucía, el recorte para este año será del 2,1 por ciento.

Madrid mantiene el gasto

Si se analiza en perspectiva, en los seis últimos años Madrid y la Comunidad Valenciana mantienen prácticamente el mismo gasto per cápita que en 2008, y tres autonomías lo han logrado aumentar: Cantabria, Asturias y País Vasco.

Mientras Cataluña deja a salvo -y en algún caso incrementa- las partidas al servicio de las políticas identitarias del nacionalismo, la Sanidad sigue sufriendo los recortes presupuestarios. El caso contrasta con el de la Comunidad Valenciana. Ésta también venía presentando una situación financiera muy delicada, como le ocurre a Cataluña, pero en los seis últimos años ha salvaguardado el gasto sanitario per cápita.

De media, las comunidades autónomas dedicarán este año a Sanidad 1.132 euros por habitante. Pero esa media encierra diferencias importantes entre autonomías. Cataluña de nuevo aparece en el «pelotón de cola» que cierra Andalucía, la región que presenta un menor gasto sanitario per cápita. Hay que tener en cuenta que no cuesta lo mismo prestar los servicios sanitarios en regiones con mucha población envejecida y con mucho territorio que en otras con menos envejecimiento y menos extensión geográfica.

Y las comunidades del arco mediterráneo tienen tasas de envejecimiento claramente inferiores que regiones como Aragón, Castilla y León o Galicia, entre otras. Pero las tasas de recorte son las que son, y ponen en evidencia a Andalucía y Cataluña.

Silencio en la Generalitat

La Generalitat evitó valorar este martes los datos de recorte presupuestario que acumula su gasto sanitario y se remitió a las declaraciones que hizo en noviembre el consejero de Sanidad, Boi Ruiz, cuando presentó al Parlamento catalán el presupuesto de su departamento para 2014. Lejos de hablar de recortes, en aquel momento el consejero aseguró que estas cuentas son «la herramienta para consolidar el sistema de salud pública de Cataluña» y que permiten «mantener y mejorar los servicios públicos de salud».

En Andalucía, los recortes que viene aplicando la Junta provocan reiteradas quejas desde los sindicatos de profesionales sanitarios. Llevan años advirtiendo de lo que -a su juicio- es una preocupante reducción del gasto público dedicado a Sanidad, que perjudica directamente al servicio que se presta a los ciudadanos. Esta misma semana han denunciado, por ejemplo, que en el Hospital Macarena de Sevilla, los recortes han limitado las camas disponibles hasta el punto de obligar a que enfermos con patologías diversas estén ingresados junto a recién nacidos aquejados de bajo peso.