Los complementos vitamínicos no sirven para nada y pueden ser malos para la salud
La ingesta de pastillas de forma crónica puede ser nociva - abc

Los complementos vitamínicos no sirven para nada y pueden ser malos para la salud

Las investigaciones recientes sugieren que estos suplementos son inútiles e incluso nocivos para nuestro organismo

Actualizado:

Los complementos vitamínicos son en realidad un placebo, una forma como cualquier otra de desperdiciar nuestro dinero para estar más tranquilos con nuestra salud. En realidad los estudios recientes demuestran que los complementos vitamínicos no sirven para nada y que incluso pueden llegar a ser dañinos para nuestro organismo.

A pesar de que tomar pastillas es un hábito común en las sociedades occidentales, las pruebas de este estudio llevado a cabo por la Universidad de Warwick sobre una muestra de cerca de 500.000 personas, demuestran que «introducir suplementos en la dieta de los adultos bien nutridos no aporta ningún beneficio en particular e incluso puede ser dañino para sus organismos».

Los científicos de la Universidad de Warwick y la escuela Johns Hopkins de Medicina en Baltimore también creen que desde la industria farmacéutica se alimenta la ansiedad ante «falsos problemas de salud» que necesitan de «remedios innecesarios».

En este estudio del que se ha hecho eco «The Guardian», los científicos tomaron en cuenta distintos estudios sobre humanos para elaborar esta estadística. El primero, analizaba la relación entre las probabilidades de mortalidad y la ingesta de vitaminas en 450.000 personas. No existía ninguna conexión.

Otro estudio examinó a 6.000 hombres mayores que habían estado tomando suplementos vitamínicos durante los últimos 12 años. Una tercera parte de la muestra no contaba con beneficios en su salud tras este periodo y además la salud cardiovascular de 1.700 de ellos empeoró.

La conclusión de los expertos es que estas pastillas deben ser evitadas salvo que su toma este justificada. «No es recomendable tomar pastillas de forma crónica para evitar tener enfermedades. Cuando es suficiente es suficiente,», concluyen.