Carne para perros pudo acabar en alimento para humanos en Irlanda del Norte
El Ministerio norirlandés de Alimentación admitió que carne para perros pudo acabar en alimento para humanos - efe

Carne para perros pudo acabar en alimento para humanos en Irlanda del Norte

El «fraude alimentario, de escala industrial», fue descubierto en 2005, pero las autoridades abandonaron la investigación por «falta de recursos»

Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Carne destinada a elaborar comida para perros ha podido acabar en la cadena alimentaria para humanos en Irlanda del Norte, admitió este jueves un estudio del Ministerio norirlandés de Medioambiente, Alimentación y Asuntos Rurales.

El informe, elaborado por la Universidad Queen's de Belfast, señala que el «fraude alimentario, de escala industrial», fue descubierto en 2005, pero las autoridades abandonaron la investigación por «falta de recursos», por lo que no se descarta que este tipo de carne haya ido a parar desde entonces a la cadena alimentaria.

La partida de carne en cuestión, examinada hace ochos años, contenía «pellejos, pelo, plumas y huesos» y el beneficio obtenido por «la red delictiva» responsable podría haber alcanzado los 3 millones de libras (3,57 millones de euros), indica el informe redactado por el investigador universitario Chris Elliot.

Las autoridades norirlandesas iniciaron en 2005 una investigación, que abandonaron después, cuando una compañía de transporte alertó sobre la existencia de un contenedor sospechoso procedente del continente asiático. «Había sospechas fundadas de que el material encontrado estaba vinculado a un negocio ilegal. Las muchas líneas de investigación que se abrieron sobre las actividades de redes criminales de alimentación no fueron seguidas», explica el texto.

Según el «Informe Elliot», la carne contenía «material animal que hubiese sido calificado de apto para el consumo humano, pero que no está destinado para el consumo humano», ya sea porque «son partes de animales que no se comen normalmente o por motivos comerciales».

En el citado contenedor, una cámara refrigerada, se halló también material para empaquetar, etiquetar y abundante documentación veterinaria falsificada que situaba el origen del cargamento en la Unión Europea (UE).

El documento reitera que el consumidor del Reino Unido «tiene acceso a, quizás, a la comida más segura del mundo», pero recomienda al Gobierno norirlandés establecer una unidad policial dedicada exclusivamente a este área que permita también evitar casos como este o como el de la carne de caballo.

A principios de este año, las autoridades del Reino Unido e Irlanda descubrieron restos de equino en preparados alimentarios que decían contener solo carne de vacuno, un escándalo sanitario que se extendió después a otras partes de Europa.