Murcianos, catalanes y baleares, los que más pagan por la tarifa del agua
Los murcianos son los que más pagan en la factura del agua - fabian simon

Murcianos, catalanes y baleares, los que más pagan por la tarifa del agua

Los habitantes de Melilla, Castilla y León y Galicia abonan las facturas más baratas por este servicio

Actualizado:

Los ciudadanos de Murcia, Cataluña y Baleares son los que más pagan por la tarifa del agua, mientras que los de Melilla, Castilla y León y Galicia abonan las facturas más baratas por este servicio, según un estudio realizado por la Asociación Española de Abastecimientos de Agua y Saneamiento (AEAS) y la Asociación Española de Empresas Gestoras de los Servicios de Agua a Poblaciones (AGA).

El estudio, presentado este miércoles en una rueda de prensa en Madrid y con datos correspondientes a 2012, abarca 224 sistemas de abastecimiento que prestan servicio a 505 municipios, donde residen 29,7 millones de habitantes. Este sondeo refleja que el precio medio del agua por uso doméstico en España, sin IVA, es de 1,59 euros por metro cúbico, de los que 0,92 corresponden al servicio de abastecimiento y 0,67, al de saneamiento.

Murcia tiene la tarifa más cara del agua en el hogar, con 2,31 euros por metro cúbico, seguida de Cataluña (2,15), Baleares (2,10) y Ceuta (1,93), en tanto que las más económicas se pagan en Melilla (0,80), Castilla y León (0,95), Galicia (1,13) y Navarra (1,15). Por provincias, abonar la factura del agua es más elevada en Murcia (2,31), Barcelona (2,24), Baleares (2,10) y Alicante (1,94), todo lo contrario que en Palencia (0,72), Guadalajara (0,79), Melilla (0,80) y Ávila (0,83).

En comparación con otras ciudades europeas, los ciudadanos de Barcelona abonan 2,44 euros por metro cúbico de agua y los de Madrid, 1,41, precios muy por debajo de Glasgow (5,28), La Haya (4,69) o Berlín (4,63), aunque por encima de Roma (1,12) y Lisboa (1,09).

Una caña de cerveza, dos días de agua

El director general de AEAS, Fernando Morcillo, comparó el precio medio del coste del agua con otros consumos típicos. Así, tomarse una caña de cerveza supone consumir agua por 2,6 días, comprar una barra de pan equivaldría a gastar agua por 1,5 días y tomarse un café se equipararía a 2,2 días de gasto de agua. Morcillo explicó que con 10 céntimos, un ciudadano puede disponer de 300 vasos de agua, poner la lavadora y darse una ducha de cinco minutos, además de devolver el agua al medio acuático en perfectas condiciones.

Por otro lado, Morcillo apuntó que «la factura familiar del agua se mantiene por debajo del IPC» durante los últimos 10 años y que las diferentes campañas promovidas por las autoridades han propiciado que el consumo de agua haya descendido desde los 150 litros por persona y día de 2002 a los poco más de 120 litros de 2012, mientras que el coste de este servicio ha subido ligeramente en la última década.

Morcillo señaló que las tarifas que pagan los ciudadanos no cubren los costes de los servicios de agua urbana, ya que el Gobierno dedica ingentes cantidades presupuestarias a invertir en infraestructuras (el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente tiene previsto destinar unos 19.000 millones de euros en el Plan Nacional de Calidad de las Aguas).

En este sentido, recalcó que la factura debería subir un 40% para que cada ciudadano pague por todos los servicios asociados al servicio del agua, en aras de una mayor transparencia. De hecho, alertó de que comunidades autónomas como Andalucía, Cataluña y Extremadura han puesto en marcha en los últimos dos años «cánones de saneamiento o del agua» que han incrementado la factura hasta un 19% «sin que sepamos el encaje finalista» de esta medida, aunque dejó caer que este cobrecoste puede ir destinado a compensar desequilibrios presupuestarios.

El director general de AGA, José Luis González Vallvé, indicó que «no nos gustaría que a la tarifa del agua le pase lo que a la tarifa eléctrica, con costes que no tienen nada que ver con el servicio». «Lo que ha ocurrido con la tarifa eléctrica debe servir de escarmiento para que no ocurra con otros servicios públicos», añadió.