Un tifón de 200 kilómetros por hora amenaza Fukushima
Un tifón con vientos de hasta 200 km. por hora pasará este miércoles sobre la planta de Fukushima - reuters

Un tifón de 200 kilómetros por hora amenaza Fukushima

Tepco ha asegurado las grúas del recinto y los operarios no trabajarán en el exterior

Actualizado:

Máxima alerta en Japón, donde el tifón más potente de la última década amenaza hoy miércoles la siniestrada central nuclear de Fukushima. La Agencia Meteorológica nipona ha previsto que el tifón “Wipha” toque tierra a primera hora de la mañana (de madrugada, hora peninsular española) y traiga vientos huracanados y lluvias torrenciales a Tokio.

Aunque la tormenta se ha debilitado en su trayecto por el Pacífico, las autoridades han decretado la alarma ante el temor de que alcance rachas de viento de hasta 194 kilómetros por hora y provoque inundaciones. Además de en Tokio, un área metropolitana con 30 millones de habitantes, se han tomado precauciones especiales en la planta atómica de Fukushima 1, a unos 220 kilómetros de la capital en la costa nororiental.

Los meteorólogos han proyectado que el tifón pase a lo largo del día cerca de la central, lo que podría entorpecer los trabajos que se llevan a cabo en la misma desde que el tsunami de marzo de 2011 dañara tres de sus seis reactores nucleares, que se encuentran total o parcialmente fundidos. Ante la previsión de una fuerte tormenta, la compañía eléctrica que gestiona la planta, Tepco, ya ha asegurado las grúas del recinto y prohibido los trabajos de los operarios en el exterior.

El problema, sin embargo, es la abundante lluvia que puede caer sobre la central y mezclarse con el agua con que se riegan constantemente los núcleos de los reactores para mantenerlos estables por debajo de cien grados. Al entrar en contacto con dichos núcleos, el agua se contamina y debe ser almacenada en un millar de tanques que Tepco ha construido alrededor de la planta, donde este verano se han detectado fugas de cientos de miles de litros que han acabado en el Océano Pacífico y han elevado la radiación en la zona. Como Tepco espera que parte del agua de lluvia caiga dentro de dichos tanques, tiene previsto bombear la que rebose a un depósito vacío y analizarla para, en caso de no estar contaminada, verterla al mar. Expuesta al peor desastre nuclear desde Chernóbil en 1986, Fukushima se enfrenta a un nuevo peligro, el “Wipha”.

La última vez que un tifón de estas características pasó por Japón fue en octubre de 2004 y dejó inundaciones y corrimientos de tierra que mataron a un centenar de personas y forzaron la evacuación de miles de damnificados, causando además daños multimillonarios.

Ante la llegada del “Wipha”, la flota pesquera ha sido amarrada a puerto y las principales aerolíneas del país, como Japan Airlines y ANA, han cancelado en total unos 400 vuelos nacionales que han dejado en tierra a más de 60.000 pasajeros. Además, la línea ferroviaria del este de Japón ha suspendido 31 trenes bala y el fabricante de automóviles Nissan ha dado la mañana libre a los trabajadores de sus fábricas en Oppama y Yohohama, cerca de Tokio.