El Constitucional francés valida la prohibición del «fracking»
El Constitucional francés valida la prohibición del «fracking» - reuters

El Constitucional francés valida la prohibición del «fracking»

Considera que el Legislativo persigue «prevenir los riesgos para el medio ambiente» que presenta la explotación de hidrocarburos mediante esta técnica

Actualizado:

Una Ley ecologista de Nicolas Sarkozy permitirá a François Hollande evitar la implosión de su Gobierno, confirmando la prohibición, en Francia, de la exploración y explotación de minas de hidrocarburos líquidos o gaseosos a través de la técnica de la fracturación hidraúlica, conocida popularmente como «fracking»

Tras un procedimiento legislativamente rápido, el presidente Sarkozy hizo aprobar el 13 de julio de 2011 la Ley que prohíbe, en Francia, desde entonces, «la explotación y exploración de minas de hidrocarburos líquidos o gaseosos, a través de la técnica de la fracturación hidraúlica, derogando los permisos exclusivos de investigación que ya utilizasen esa técnica».

Ante una Ley aprobada en vísperas de las vacaciones, las grandes compañías petrolíferas francesas y texanas que ya trabajaban en Francia se manifestaron particularmente incrédulas, amenazando a Sarkozy con pedir daños y perjuicios por la derogación de autorizaciones concedidas tiempo atrás.

Semanas más tarde, el mes octubre de aquel año, Sarkozy confirmó personalmente la aplicación urgente de la Ley que él había deseado, durante una visita política en el departamento de Gard, donde se encuentra el Parque nacional de Cévennes (departamento de Gard), clasificado por la Unesco como monumento del Patrimonio mundial.

A ocho meses de unas imprevisibles elecciones presidenciales, el mes de mayo de 2012, las compañías petrolíferas intentaron «dialogar» con los dos grandes rivales de la época, Sarkozy y François Hollande, esperando que, tras la elección presidencial, podría negociarse un posible acuerdo, para proseguir el estudio de la posible explotación del gas de esquisto, prohibido por Sarkozy.

Derrotado Sarkozy y elegido Hollande, las compañías petrolíferas comprobaron que el gobierno socialista estaba dividido. Algunos ministros, como Arnaud de Montebourg (Reconstrucción nacional), eran partidarios de la revocación o reforma de la Ley aprobada por Sarkozy. Por su parte, los ecologistas, miembros de la mayoría gubernamental, eran totalmente contrarios a la exploración y explotación del gas de esquisto.

Al mismo tiempo que hacían campaña entre los ministros socialistas, las compañías petrolíferas consiguieron apoyos para presentar un recurso de anti constitucionalidad contra la Ley que prohíbe la explotación de gas de esquisto, desde el 11 de julio de 2011.

El Consejo Constitucional -equivalente al Tribunal Constitucional- dictó sentencia este viernes: la Ley que prohíbe en Francia la explotación y exploración de minas de hidrocarburos líquidos o gaseosos, a través de la técnica de la fracturación hidraúlica, derogando los permisos exclusivos de investigación que ya utilizasen esa técnica, respeto perfectamente todos los principios constitucionales.

Una de las expresas que confiaban en la posible «anti constitucionalidad» de la Ley Sarkozy, como la texana Schuepbach, amenazan con pedir sumas astronómicas en concepto de daños y perjuicios, tras la revocación (el mes de julio de 2011, durante la presidencia Sarkozy, de unos permisos de explotación confirmados por el Constitucional, evitando el riesgo de implosión del Gobierno de François Hollande, donde cohabitan sin entenderse los partidarios y adversarios del gas de esquisto.