Aprende a leer cada punto de la factura de la luz
El recibo de la luz presenta problemas de comprensión para muchos españoles - abc

Aprende a leer cada punto de la factura de la luz

El informe de la OCDE califica negativamente la comprensión lectora de los españoles, y desde el Ministerio de Educación reconocen que un adulto medio no entiende el recibo de la luz. ¿Es tan complicado?

Actualizado:

Además de por las últimas subidas, el desglose de nuestro consumo eléctrico se ha convertido en un auténtico sudoku para las familias españolas. La dificultad para comprender una factura de la luz es uno de los ejemplos que puso el Ministerio de Educación para explicar los bajos resultados de nuestro país en el primer estudio que ha realizado la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) sobre el nivel educativo de sus adultos, desde los 16 hasta los 65 años.

Pero, ¿es realmente tan incomprensible la factura de la luz? Lo que puede dificultar su comprensión es la fragmentación del precio final en diferentes conceptos. Pero todas esas partidas tienen explicación, y suelen responder a algún servicio o algún tipo de impuesto. En cada recibo, debajo de los datos de cada cliente, se desglosan de la siguiente manera los datos de facturación:

- Potencia contratada: Es la parte fija de la factura y el mínimo a cobrar por parte de la eléctrica. Se multiplican los kilowatios contratados por los días y por el precio. Cada domicilio contrata la potencia que necesita, en función de sus necesidades. La potencia contratada media en los hogares es de 3,3 kilowatios. Este factor es importante pues condiciona la capacidad para «trabajar» con más equipos. El famoso «salto de plomos» es resultado de de detectar cuánta intensidad pasa por el circuito y cuánta energía se demanda. Si se supera la contratada, la tensión dispara un resorte que afecta al interruptor. La última reforma ha dado más peso a lo que se cobra por potencia contratada y rebajando el término de energía consumida. Esto afecta por ejemplo a quien tenga una vivienda vacía, pues se grava de modo mayor este tramo invariable de la factura.

- Energía consumida: Es la cantidad de electricidad que se consume, no siempre se paga lo mismo por ella. Es la parte variable de la factura: varía no sólo en función de lo consumido y de lo que cuesta la energía eléctrica en cada momento.

- Impuesto sobre la electricidad: Sobre la suma de estos dos conceptos se fija un impuesto de los denominados especiales, como los que gravan el alcohol, tabaco o hidrocarburos. Se multiplica lo que se paga por el consumo y la potencia facturados por 4,864%

- Alquiler de equipos: En el apartado servicios aparece este concepto, que tiene que ver con el contador. Se calcula multiplicando el número de días del período de facturación por el precio del alquiler mensual del contador, salvo sea propiedad del cliente, que en tal caso no se factura.

- IVA: Gravado con el tipo general, sobre la electricidad cae una recarga del 21%.