La hermana del Papa, hospitalizada por una «severa descompensación»
María Elena siempre ha reconocido tener una relación muy estrecha con su hermano - afp

La hermana del Papa, hospitalizada por una «severa descompensación»

María Elena Bergoglio sufre desde hace tiempo problemas respiratorios y de obesidad

Actualizado:

La única hermana del Papa, María Elena Bergoglio, de 66 años, se encuentra ingresada en un hospital de la localidad de Morón, extra radio de Buenos Aires, tras sufrir una «severa descompensación». En la información, —difundida por el periódico Crónica—, se asegura que la paciente fue registrada el lunes por la tarde, con otro nombre, en una habitación de la Clínica Modelo, para evitar el acoso de los medios de comunicación. La acompañan sus hijos Jorge y José.

Desde temprano las emisoras de radio se hacían eco de la noticia que podría forzar una visita imprevista del Pontífice si la salud de su hermana se agrava. María Elena sufre desde hace tiempo problemas respiratorios y de obesidad.

Simpática, fumadora empedernida y dicharachera con la prensa, María Elena reconocía en marzo a ABC que su salud estaba «hecha una miseria» por «el pucho» (cigarrillo). La relación entre los dos hermanos, cuyo padre murió cuando apenas tenía 51 años de una afección coronaria, es muy estrecha. «Jorge es once años mayor que yo», recordaba entonces María Elena. «La gente insiste en preguntarme anécdotas de su infancia pero no tengo ninguna porque no la viví. Él era muy protector, muy cariñosos conmigo pero era mayor», insistía.

Sorprendida cuando el ex arzobispo de Buenos Aires fue el elegido para suceder a Benedicto en el Vaticano, María Elena analizaba un escenario que no había imaginado: «Siento que la Iglesia, al nombrar a este Papa, —su hermano— abrió las puertas y salió a decir al mundo: Estoy aquí y soy de todos, no de un continente solo». En aquella entrevista María Elena comentó que el Papa es padrino de su hijo Jorge, un hombre con humor amigo de las bromas. Se reía al recordar cómo el Pontífice le enseñaba a su hijo de «malas palabras» y hasta llegó «a mojarle el chupete en whiskie» mientras el «estaba feliz».

"No es algo grave", según la familia

Ante el revuelo que ha causado en los medios de comunicación el ingreso de María Elena en un hospital bonaerense, la familia se vio obligada este martes a salir al paso de las informaciones y minimizar las versiones que indicaban que su estado de salud era grave.

Tiene un "pequeño compromiso de irrigación sanguínea" a causa de un pico de glucosa, explicaron fuentes de la familia al diario argentino "La Nación". "No es algo grave. Se trata de un chequeo necesario para las personas de su edad", añadieron.