Un sello «made in Spain» para garantizar el origen de la leche española
El ministro de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, Miguel Arias Cañete, durante la presentación del sello - efe

Un sello «made in Spain» para garantizar el origen de la leche española

Lanzan el distintivo «Producto Lácteo Sostenible» para apoyar al sector y garantizar la supervivencia de las explotaciones

Actualizado:

El Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente (Magrama) ha lanzado el sello «Producto Lácteo Sostenible» (PLS), en una campaña sufragada con 530.000 euros para la promoción del sector lácteo, a la que se han adherido 24 empresas, entre industrias lácteas y distribuidoras.

El ministro de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, Miguel Arias Cañete, presentó en Madrid esta acción, protagonizada por un componente visual dirigido a los consumidores mediante la impresión del logotipo «PLS» en paquetes de leche, mantequilla, yogures, postres, nata y queso. Para reforzar el programa, se utilizará dicho logo en los colores azul y rojo, de formar que se logre un fácil reconocimiento por el consumidor y ayude a identificar el origen español de la leche.

Arias Cañete detalló que las industrias y las empresas adheridas podrán utilizar dicha imagen en las campañas de publicidad o cartelería. Además, el convenio firmado recoge que la industria y la distribución se comprometen a utilizar la leche cuya adquisición esté regulada mediante contratos de compra-venta, con condiciones contractuales que garanticen la sostenibilidad de las explotaciones.

Según Cañete, la campaña busca trabajar para mejorar la percepción de los productos lácteos, su alto valor nutritivo y de calidad «y, por supuesto, no llevar a cabo actuaciones que contribuyan a banalizarlos».

La iniciativa se incluye dentro de las acciones que ha emprendido el Ejecutivo para corregir los «importantes problemas estructurales» que afectan a los ganaderos, la industria y la distribución del lácteo. En este sentido, se citaron las medidas impulsadas por el Ministerio, como la Campaña Oficial de Inspección de la Calidad de la Leche, los actos de promoción destinados a jóvenes en las redes sociales o la creación del portal web «Bienvenidos al campo», entre otros.

También se valoró el impacto positivo que tendrá la puesta en marcha de la Ley de Integración de Cooperativas y la Ley de Mejora de la Cadena Alimentaria.

«Todo el mundo tiene que ganar dinero»

En su intervención, el ministro explicó la situación de la cadena de valor, con pequeñas explotaciones y poco integradas, mientras que industria y distribución se enfrentan a un descenso del consumo y la presión de los mercados exteriores, agravada en algunos casos por la utilización de la leche como producto reclamo.

Para Arias Cañete, estos factores reducen «sustancialmente» los márgenes de las industrias, lo que a su vez lleva a la baja los precios que perciben los productores. El objetivo es conseguir «una cadena en la que todo el mundo tiene que ganar dinero razonablemente», resumió.

En este sentido, subrayó que las retribuciones percibidas por los ganaderos se han incrementado en los últimos meses, «situándose en el nivel más alto de los últimos cuatro años». En concreto, el precio durante el pasado mes de julio ha sido de 34,6 céntimos/litro, lo que supone un incremento de 0,7 céntimos/litro frente a junio; el dinero percibido por los productores es un 14,6% superior al registrado en el mismo mes de la campaña anterior.

«Burda operación de marketing»

La organización agraria COAG ha considerado que la campaña «Productos Lácteos Sostenibles» impulsada por el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente (Magrama) es una «burda operación de marketing», lo que el Gobierno niega y responde que lo hace «en defensa del sector y un producto».

En un comunicado, COAG ha afirmado que el acuerdo alcanzado entre el Ministerio, 14 industrias lácteas y nueve distribuidoras es «marketing» que intenta «enmascarar la falta de soluciones del Gobierno para atajar la crisis de rentabilidad de las explotaciones lácteas».

En su opinión, la campaña pretende «maquillar la escasa voluntad de los 'grandes de la distribución' para erradicar prácticas comerciales abusivas». Según COAG, desde la firma de este convenio en febrero pasado, «las empresas firmantes han seguido utilizando la leche como producto reclamo en sus lineales, vendiendo a pérdidas; es un copia y pega, puesto en bonito, que deja una vez más en manos de la 'buena voluntad' de la industria y la distribución el futuro de las explotaciones lácteas».

A su juicio, el Departamento «vende» en esta campaña, «como supuestas novedades, cuestiones que llevan años recogidas en la normativa comunitaria, gran parte obligatorias».