Así debe ser el botiquín de un niño alérgico en vacaciones
Niños con alergia se preparan para el verano - FOTOLIA

Así debe ser el botiquín de un niño alérgico en vacaciones

La Sociedad Española de Inmunología Clínica, Alergia y Asma Pediátrica ofrece consejos para evitar sustos este verano

Actualizado:

Con el inicio de las vacaciones de verano, la Sociedad Española de Inmunología Clínica, Alergia y Asma Pediátrica (SEICAP) avisa de los riesgos a los que están sometidos los niños alérgicos en este periodo vacacional, como el olvido de la medicación de rescate, o la exposición a alimentos nuevos y ambientes alérgenos.

Para ayudar a reducir estos riesgos ha elaborado un listado de consejos a seguir. Detalla cómo debe estar compuesto el botiquín de rescate de un niño alérgico, con un antihistamínico, en el caso de los niños con rinitis o conjuntivitis; el inhalador, en el caso de los asmáticos; y el antihistamínico, el corticoide o la adrenalina autoinyectada para alérgicos a alimentos, látex o picaduras de abejas o avispas. Es también útil llevar la receta del tratamiento, por si fuera requerido en los controles de aeropuertos.

Los campamentos son los lugares donde el personal necesita más formación en protocolos de actuación en caso de emergencia. Requiere especial atención el cuidado con las comidas para los niños, conocer bien los alimentos y sus ingredientes, por si fueran alergénicos o estuvieran ocultos.

Uno de cada cinco niños tiene alergia, uno de cada diez es asmático y entre el 3 y el 8% tienen alergia a alimentos, cifras que aumentan cada año, según datos de la Seicap. Otra de las precauciones que deben tomarse durante las vacaciones de verano es evitar viajar a ambientes contaminados. «Estos pueden ser perjudiciales para los niños con problemas respiratorios. Es importante buscar un ambiente limpio y que no tenga demasiados objetos que puedan acumular polvo, como las moquetas, sillones, etc. También es importante tomar precaución en ambientes húmedos como vestuarios de piscinas donde pueden aparecer hongos», aconseja el doctor Carles Lucas, del Grupo de Trabajo de Educación Sanitaria de Seicap.

Los síntomas que pueden producirse tras entrar en contacto con el alérgeno son «urticaria, angioedema, asma, rinitis, conjuntivitis, síntomas digestivos o reacciones de anafilaxia», enumera el doctor

La mejor manera de reducir riesgos es proporcionar la información sobre cómo actuar ante una reacción alérgica a padres y niños, para que sepan convivir con la alergia y conozcan las medidas a tomar en su día a día para mejorar su calidad de vida. El principal objetivo es el de conseguir que el niño pueda realizar las mismas actividades que los demás.