Así son las medidas de seguridad de los autobuses
Los autobuses cada vez incorporan más sistemas de seguridad activa y pasiva - mercedes-benz

Así son las medidas de seguridad de los autobuses

La patronal del transporte de viajeros asegura que los desplazamientos en autocar son más seguros que los que se realizan en vehículos particulares

a.f.vergara
Actualizado:

Los autobuses y autocares se han mantenido como líderes los indiscutibles de seguridad vial entre todos los modos de transporte por carretera durante muchos años, según las estadísticas que baraja ASINTRA, la Federación Española Empresarial de Transporte de viajeros.

Sus cifras muestran que es siete veces más seguro ir al colegio en autobús que en vehículo particular, y en general, en la Unión Europea, los autobuses y autocares «han mostrado excelentes registros de seguridad, similares a los de los trenes, gracias a las iniciativas de la industria para mejorar la seguridad constantemente», según el presidente de esta organización, Rafael Barbadillo. «Se está además inviertiendo muchísimo en formación para conductores, desde seguridad vial hasta el modo de actuar en sistema de emergencia», asegura.

En cuanto a las estadísticas, Barbadillo nos recuerda que «el año pasado solo hubo que detectar una víctima mortal en transporte de autobús». Además, técnicamente y en cuanto a su dotación, los autobuses cada vez incorporan más mejoras en materia de seguridad, como «nuevas fijaciones para los cinturones de seguridad, los anclajes de las butacas, o incluso los sistemas de detección de sueño para los conductores».

Desde esta organización estiman que duplicando el uso de los autobuses y autocares en la UE se espera reducir el número de víctimas mortales en las carreteras europeas en más de 1.500 por año. Esta cifra podría mejorarse con más inversiones en infraestructuras más seguras.

Según Ives Mannaerts, vicepresidente de la IRU (International Road Transport Union) y presidente del Consejo de Transporte de Viajeros, «para contribuir aún más con los esfuerzos mundiales para mejorar la seguridad vial y en línea con los objetivos de la Década de Acción para la Seguridad Vial de la ONU, la industria de los autobuses y autocares ha decidido hacer de la seguridad vial de los autobuses la principal prioridad para 2013».

Manual de seguridad vial de la I.R.U.

Para contribuir a la mejora de la seguridad en este tipo de vehículos, los empresarios del sector cuentan con un manual de seguridad vial en autobús y autocar al tiempo que facilitan a los conductores un conjunto de listas de verificación de seguridad fáciles de usar. Recomendaciones y obligaciones a las que habría que sumar las últimas novedades en materia de seguridad que adoptan los propios fabricantes para evitar la mayor cantidad de daños posibles en caso de que se produzca un percance.

Una de las empresas pioneras en la adopción de sistemas de seguridad desde la fábrica es Mercedes Benz. Una compañía que dispone de un completo decálogo en el que se revisan los principales aspectos estructurales y tecnológicos que se van incorporando a las flotas más modernas de autobuses.

Así, ya es habitual que estos vehículos cuenten con elementos como Sistema antibloqueo de frenos (ABS), Sistema de control de tracción (ASR), o Servofreno de emergencia (BAS).

Resistencia de la carrocería

Desde Mercedes Benz nos cuentan además que la resistencia de la carrocería de un autobús o autocar es un factor esencial de la seguridad pasiva. Una estructura estable puede ayudar a disminuir las consecuencias negativas de un siniestro. El empleo de cuadernas circulares de peso optimizado es una de las claves de la estabilidad del cuerpo de la carrocería de los autobuses y autocares. La resistencia se define en el reglamento ECE-R 66, que determina con precisión el «espacio de supervivencia» que tiene que garantizar la estructura de la carrocería en cualquier supuesto de colisión.

Una estructura estable disminuye las consecuencias negativas de un siniestro

Otro de los elementos importantes es el programa electrónico de estabilidad, más conocido como ESP. El nombre nos suena porque también lo equipan la mayor parte de nuestros vehículos utilitarios. Se tarta de un sistema activo que aumenta la seguridad de conducción y la estabilidad. El ESP contribuye sensiblemente a reducir el peligro de derrapaje al tomar curvas o en maniobras bruscas de cambio de carril. Si se detecta una situación crítica durante la marcha, se regulan de forma precisa las fuerzas de frenado en cada una de las ruedas: por ejemplo, si el vehículo alcanza el margen límite en una curva. Al mismo tiempo se reduce la potencia del motor. El frenado dosificado de las ruedas reduce la tendencia al derrapaje del vehículo, siempre dentro de los límites impuestos por las leyes de la física.

El ESP supervisa además la aceleración transversal del vehículo. Si el autocar alcanza una situación crítica en curvas prolongadas, como una salida de autopista, o durante un cambio rápido de carril, se reduce automáticamente la velocidad del vehículo hasta que ha recuperado la estabilidad. El programa electrónico de estabilidad es comparable con el sistema utilizado en los turismos, pero cuenta con funciones ampliadas, adecuadas al uso en este tipo de vehículos.

Desde las fábricas españolas de Mercedes Benz nos cuentan además que en el servicio de líneas regulares se imponen exigencias muy elevadas a los vehículos y a los conductores, también desde el punto de vista de la seguridad. Y para superar estas exigencias, los propios fabricantes de Mercedes-Benz «definen cotas muy altas de seguridad en los autobuses urbanos y autocares de cercanías».

Así, con una suspensión independiente de las ruedas del eje delantero se confiere al vehículo una «extraordinaria estabilidad direccional». También mejora la respuesta a la dirección, que es menos sensible a las irregularidades de la calzada. Además, las ruedas delanteras no se influyen mutuamente si la composición de la calzada es diferente a un lado y otro.

Con todo, también desde Mercedes coinciden con ASINTRA a la hora de asegurar que El autobús es uno de los medios de transporte más seguros del mundo.